HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
Allan KardecAllan Kardec
Annie BesantAnnie Besant
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Saint GermainSaint Germain
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    322 lectores

    V.B. Anglada
    Raja Yoga.


    RAJA YOGA

    El proceso de expansión del Yoga, siguiendo impulsos ordenadores cíclicos e incorporados paulatinamente dentro de la conciencia animalizada del hombre primitivo, sigue así hasta la quinta subraza de la Tercera Raza Raíz, la denominada Lemur. Aquí el proceso sufrió una absoluta y drástica modificación. Se nos habla esotéricamente de un Concilio Solar en el que estuvieron presentes "enviados celestes" procedentes de otros planetas de nuestro Sistema planetario, del propio Sol central espiritual y aún de otros Sistemas solares(#1), más allá de nuestro Universo, aunque kármicamente vinculados con el mismo, y que tomando como punto central de discusión el éxito logrado en el planeta Venus por la implantación del "sistema iniciático" de aceleración del proceso evolutivo de su esplendente humanidad, se tomaron ciertos acuerdos los cuales fueron puestos en práctica más adelante, aprovechando la óptima posición de ciertas potentes constelaciones siderales en relación con el planeta Tierra. Tales fueron estos acuerdos:

    (#1) Un día será comprendida la verdad hermética de que todos los Universos son solidarios y de que todos los Logos que se manifiestan a través de ellos, constituyen una sociedad fraternal y familiar que escapa por completo a la comprensión de nuestra pequeña inteligencia.

    Solicitar la cooperación de un Gran Adepto de la Cadena Venusiana en la obra prevista de aceleración del proceso evolutivo de la Tierra.

    El propio Logos Solar enviaría a nuestro planeta, a fin de remover los éteres planetarios y prepararlos (MY-59) para la recepción del germen de la mente, a unas misteriosas Entidades de gran elevación espiritual, de categoría similar a la de nuestros Adeptos o Maestros de Compasión y Sabiduría, Quienes constituían una parte integrante y activa de Su Chacra o Centro Cardíaco. Tales gloriosas Entidades habían alcanzado su exaltado nivel espiritual en la evolución de un Universo anterior que había precedido al que conocemos actualmente y constituyen el supremo estímulo de la evolución humana. En la literatura esotérica, tales Entidades espirituales son conocidas como los "Ángeles Solares" y también como los "Dyanes del Fuego” (Doctrina Secreta) y expresan la perfección de un estado de paz, amor, plenitud y sabiduría del propio Logos Solar, hasta donde pueden ser comprendida por nuestra pequeña mente humana.

    Serían movilizadas, a fin de contribuir a la expansión del proceso iniciático que se estaba preparando, una considerable legión de "huestes angélicas" con la misión definida de servir de intermediarios "celestes" entre la indescriptible Potestad venusiana a la que nos hemos referido anteriormente y los Ángeles Solares, así como preparar con el indescriptible dinamismo de Sus Vidas la sustancia de los éteres para poder resistir la tremenda presión del Quinto gran Principio Cósmico, la Mente de Dios.

    Las incomprensibles razones que indujeron a los componentes del gran Concilio Solar al que hemos hecho referencia, a solicitar del Gran Adepto Venusiano Su decisiva cooperación en el aceleramiento del proceso evolutivo del planeta Tierra, eran rigurosamente científicas, si es que podemos comprender integralmente el valor de estos términos, y se basaban en el glorioso pasado de este Adepto y en Su relación espiritual y kármica con algunos de los excelsos Pitris que, provenientes de la Luna (cuando este satélite era un floreciente planeta), constituían un núcleo de poder espiritual en el planeta Tierra, que el Logos Solar vitalizaba desde Sus elevadas esferas de radiación y proyección. Sanat Kumara, nombre bajo el cual es conocida esotéricamente la poderosa Entidad venusiana, aceptó la misión que se le ofrecía como un Acto de Servicio y Sacrificio Creador, y "dejando la Paz de los Altos Lugares" –tal como puede ser leído en algunos de los pasajes de "El Libro de los Iniciados"– descendió a la Tierra(#2).

    (#2) Se emplea el término "descender" en un aspecto meramente pictórico y descriptivo, ya que en los espacios cósmicos palabras como "arriba", "abajo", "derecha","izquierda”, ascender y descender carecen absolutamente de sentido.

    Vino acompañado de tres de Sus exaltados Discípulos (MY-60) de Su Ashrama en el planeta Venus, y estas cuatro Entidades cósmicas son definidas en lenguajes esotérico y místico como "Los Cuatro Kumaras" y también como "Los Señores de la Llama". Con Su llegada al planeta Tierra se abrió el camino para una renovada expansión de la Vida del Logos Solar. Se tuvo en cuenta también, ya que formaba parte de las decisiones del Gran Concilio Solar, la evolución de un considerable número de entidades monádicas procedentes de un remanente lunar que efectuaba su evolución en la Tierra bajo formas animales de tipo superior y también la de las mónadas espirituales, típicamente planetarias, que constituían el germen activo del ser humano.

    Ambos tipos de mónada se hallaban en un muy similar nivel de evolución espiritual y sobre ellas descendió, simbólicamente hablando, el Poder de la Gracia Santificante, el Fuego Divino que debía convertir a todas ellas en seres humanos, o sea, en aquel aspecto definido de la Vida planetaria que místicamente conocemos como "La Raza de los Hombres". Ambos tipos de evolución monádica participarían desde entonces de un mismo e idéntico principio redentor, el de la Mente, con la participación conjunta de aquel gran Misterio Cósmico de Fuego Creador que arde en el Quinto Plano del Sistema Solar y que tiene sus infinitas repercusiones en el quinto subplano de cada uno de los Planos de la Naturaleza y en cada quinta subraza de no importa qué Raza evolucionando en el planeta.


    a) La Identidad Cósmica del Proceso

    Vamos a resumir el proceso diciendo que la intervención directa de los Señores de la Llama en los asuntos del mundo, la invocación de los Ángeles Solares y la actividad de las huestes angélicas, procedentes asimismo del planeta Venus, en su mística, armónica y conjunta actividad, tuvieron las siguientes consecuencias con sus inevitables repercusiones en la evolución planetaria como un todo:

    Fue iniciada, establecida y estructurada la Gran Jerarquía Espiritual, o Gran Fraternidad Blanca, que ya desde aquel (MY-61) momento debería regir los destinos espirituales y cíclicos de la Tierra y elevar la sintonía de todos los Reinos de la naturaleza. Sanat Kumara, como expresión visible del proceso espiritual en marcha y el Triángulo formado por los tres Señores de la Llama, más la cooperación de tres indescriptibles Entidades cósmicas que voluntariamente decidieron convertirse en Agentes subjetivos de los Mismos, constituyeron los Siete Centros definidos mediante los cuales el Logos Planetario, a través de Sanat Kumara, debería establecer un directo y permanente contacto con el Logos Solar y con la naturaleza mística de Aquellos que constituían su cuerpo de expresión.

    Cada una de la entidades monádicas a las que nos hemos referido anteriormente y que por su propia evolución habían rebasado cierto punto dentro del interés colectivo del Tercer Reino de la Naturaleza, fue tremendamente exaltada, se hizo potentemente invocativa "y elevando gozosamente su copa hacia lo Alto", exigió por vez primera en la historia de la Vida de la Naturaleza, el derecho a poseer un alma individual, libre e independiente. A esta potente invocación que condensaba los suspiros de esperanzas de toda una eternidad, respondieron inmediatamente los Ángeles Solares. Laborando inteligentemente en los éteres para quemar en ellos las escorias procedentes de una etapa trascendida, "hendieron profundamente sus espadas de justicia" en el interior del alma grupo animal que cobijaba la integridad de tantos anhelos y esperanzas y liberaron a todas aquellas mónadas que por su evolución natural habían trascendido o estaban trascendiendo la etapa puramente animal en el seno místico de la naturaleza.

    Fruto de esta actividad, tan poco relatada en los libros esotéricos, fue la implantación del germen de la mente en el interior del cerebro del hombre-animal y la inauguración del Cuarto Reino de la Naturaleza, la entrada de la Humanidad, de la Raza de los Hombres, al ritmo de la evolución planetaria, consumándose así el indescriptible sacrificio de los Ángeles Solares que desde aquel momento y "hasta la consumación de los siglos" deberían estar vinculados a cada una de las mónadas espirituales dotadas de alma por obra y gracia de un karma solar que escapa totalmente a nuestra comprensión.

    Las jerarquías dévicas o angélicas procedentes de Venus y de radiación solar se unificaron con las huestes angélicas de procedencia lunar, que aquí en la Tierra realizaban su evolución (MY-62) creando todas las formas existentes en la Naturaleza. El resultado de esta vinculación dévica produjo el misterio infinito de aquella rara sustancia o esencia (parece más correcta esta última denominación) que conocemos con el nombre de electricidad. Había ya un cierto tipo de electricidad, o de fuego, de origen planetario, conocido bajo el nombre de Kundalini, que irradiaba calor y producía el misterio de la Vida. Pero, la adición del Fuego Solar por las huestes dévicas de

    Venus produjo Luz(#3), la cual, en sus primeras fases, debía determinar por "radiación", una exaltada evolución en el reino vegetal, el más bello, puro y radiante de la evolución planetaria, así como una notable expansión en el reino mineral, el cual, según se nos dice esotéricamente, perdió gravedad o peso, por elevación del índice de los elementos químicos dotados de radioactividad, es decir, la electricidad, de energía creadora.

    (#3) Luz es asimismo el símbolo de la mente.

    El proceso de vinculación del planeta Tierra con el Corazón Místico del Sol, por medio de Sanat Kumara y de la Jerarquía Blanca recién establecida, la introducción del germen de la mente en el cerebro de los hombres-animales a través de los Ángeles Solares y el contacto de la Tierra con aquella especie particular de Fuego Creador que se manifestaba como "electricidad" y que procedía directamente del Quinto Gran Principio Cósmico, o Plano Mental de nuestro Sistema Solar, constituyó para la Tierra como un todo y muy particularmente para la humanidad, el tercero de los Grandes Misterios de la Evolución humana, el Raja Yoga.

    Se iniciaba así la era de la Transfiguración planetaria y todo el proceso a seguir desde entonces, desde el momento mismo en que una luz de raro fulgor había penetrado en el cerebro del hombre primitivo dotándole de la facultad de autoconciencia, hasta llegar a nuestros días en que está llegando a su plena expansión y florescencia la quinta subraza de la Raza Aria y se están modelando ya los tipos humanos que constituirán la sexta subraza de la misma, no ha sido ni es sino una expresión evolutiva del Raja Yoga, cuya culminación como exponente de la actividad del quinto principio cósmico de la Mente de Dios, se realizará dentro de algunos miles de años cuando aparezca sobre la Tierra la séptima subraza de nuestra Quinta Raza.

    Los remanentes de las otras Razas, precedentes conocidas como la Lemur y la Atlante, que en el drama específico (MY-63) de la evolución han ido sufriendo constantes y definidos retoques por parte de sus correspondientes Manús hasta llegar a sus últimas subrazas, mantienen implícita todavía la actividad del Yoga específico merced al cual pudieron manifestarse a través de las edades y están siguiendo un plan arquetípico y sincrónico de acuerdo con el modelo solar que ha de ser proyectado en un futuro no demasiado lejano y ha de reflejar, tal como diríamos en lenguaje profundamente místico, la Gloria del Hijo de Dios, o del Hijo de la Mente, tal como ocultamente también se define al Ángel Solar.

    Podemos decir pues, sin riesgo a equivocarnos, que hay en la actualidad plenamente actuantes y en ejercicio a la búsqueda de una plena integración de funciones, tres Yogas principales: Hatha Yoga, Bakti Yoga y Raja Yoga. Sus analogías ocultas y sus funciones arquetípicas, claramente definidas en el tiempo, son las siguientes:



    Yoga - Cuerpo - Elemento - Cualidad
    ------------------------
    Hatha Yoga - Físico (denso y etérico) - Tierra - Belleza
    Bakti Yoga - Emocional - Agua - Bondad
    Raja Yoga - Mental (quinto subplano) - Fuego (menor) - Verdad



    b) El Cuerpo Místico de Expresión Universal

    No es necesario profundizar mucho para darnos cuenta de que estos tres Yogas y sus características funciones plenamente integradas, no son sino el aspecto externo o Tabernáculo místico que ha de acoger al Verbo de Revelación, es decir, que las tres cualidades antes descritas de Verdad, Bondad y Belleza, obedeciendo cada cual a la Ley de un Arquetipo definido o diseño superior, proyectado por su correspondiente Arcángel, Señor de un Plano de la Naturaleza, constituyen sólo el Cáliz que ha de llenar con su esplendente Vida el Ángel Solar, una vez que haya liberado éste merced al esfuerzo sostenido de muchas vidas de abnegación, servicio y sacrificio, toda la energía solar contenida en el cuerpo causal y logrado redimir la sustancia material constitutiva de los vehículos físico, emocional y mental merced a los cuales el pensador espiritual está ejercitando las nobles virtudes del Yoga.

    El vehículo mental que, tal como hemos visto anteriormente, es una creación del Ángel Solar ejercitando Raja Yoga a través (MY-64) de un germen de mente procedente del Quinto Plano del Sistema Solar, en donde se halla el átomo permanente mental del Dios de nuestro Universo, posee dos características muy claramente definidas, como saben todos los sinceros practicantes del Raja Yoga. La una es de tipo concreto y está relacionada con las energías etérico-físicas conectadas con el aspecto intelectual de la mente y con aquella parte específica del cerebro en donde se halla alojada la glándula pituitaria. La otra, de tipo totalmente abstracto, maneja energías de calidad profundamente espiritual y mística y está relacionada con la vida del Ángel Solar. Su campo de manifestación o de irradiación es aquel misterioso punto en el cerebro que llamamos glándula pineal.

    Entre ambos puntos o centros focales de la energía mental se desarrolla toda la actividad del Raja Yoga, siendo éste la cumplimentación incesante del Propósito del Señor Raja o Arcángel del Plano Mental de nuestro Universo y la interpretación real por parte del ser humano de todos los hechos históricos de la vida y la progresiva conversión de los mismos en motivos sustanciales de experiencia. El desarrollo natural de observación, el proceso analítico de la inteligencia, el poder de controlar las emociones y el desarrollo del proceso de conexión de la personalidad psicológica humana con su más elevado y trascendente Ser, mediante la unificación del centro Ajna (del entrecejo) con el centro Sahasrara (en la cumbre de la cabeza), merced al tendido de aquel misterioso hilo de comunicación denominado técnicamente "Antakarana", constituyen las líneas naturales de expansión del cuerpo mental por medio del Raja Yoga.

    Podríamos decir también, yendo esotéricamente al fondo de la cuestión, que Raja Yoga es el proceso alquímico mediante el cual el ser humano utiliza creativamente el Fuego Creador que arde en el quinto subplano del Plano Mental de nuestro Universo, para quemar las escorias del tiempo, la atracción por lo material y el deseo de ser y de existir en los tres mundos de la evolución psicológica de la humanidad, depositó en los ocultos repliegues de cada uno de los cuerpos de expresión psicológica y regenerar o redimir, así, aquella sustancia sin principio contenida en el éter, cuya manifestación constituye el fenómeno de la vida hasta donde nos es posible concebirla y a la que corrientemente definimos con el nombre de "electricidad", el aspecto esotérico del Prana vital.

    Como verán ustedes Raja Yoga puede ser contemplada desde (MY-65) un ángulo distinto al habitual y desde el centro de una dimensión superior a la corriente. Recogiendo los datos de la historia, esta historia real de los hechos grabados eternamente en el éter, en el Akasa, podemos llegar a la conclusión de que Raja Yoga es más antiguo incluso que el propio mundo, ya que empezó a revelarse en el mismo instante en que Dios, el Logos Solar, habiendo decidido incorporar Su Vida al sistema planetario, inició el proceso mental y estructural de todo cuanto debería constituir aquel Cuerpo universal que precisaba como soporte, fuente y motivo de futuras e indescriptibles creaciones.

    Cuando más adelante los Ángeles Solares, recogiendo el aliento supremo de la Voluntad de Aquel, se introdujeron místicamente en el ser humano dotándole de la gloria de la mente, no hicieron sino seguir adelante con un proceso espiritual y trascendente de Raja Yoga y cuando el gran iniciado Patanjali inició unos siglos antes de Cristo la tarea de reorientar creativamente la vida mental de los seres humanos a través de sus famosos Yoga Sutras, no hizo sino salvaguardar el patrimonio místico de la humanidad sometiendo a consideración de los entendidos un sagrado Código de Leyes y Principios que, correctamente interpretados, deberían ayudar a establecer contacto conciente con el Yo Superior, con el Ángel Solar, Señor de la Siete Claves de la Sabiduría y del proceso místico de la historia.

    A partir de aquí, tanto los métodos como las disciplinas y esfuerzos destinados a crear el puente de "arco iris" del Antakarana, deben ser considerados únicamente como unos simples fenómenos caleidoscópicos en el tiempo que cada cual resolverá según su propio nivel de evolución y las ansias supremas de su alma. Pero, más adelante, cuando en el devenir de nuestros estudios analicemos el Agni Yoga, el Yoga de Fuego o el Yoga de Síntesis, seremos todavía más concientes de la importancia fundamental del Raja Yoga como línea de acceso al mundo de las realidades abstractas, tan trascendentes y al propio tiempo tan místicamente desconocidas.



    V.B.Anglada



    Anterior: V.B. Anglada ~ Bakti Yoga. Camino Místico.

  • Enviar a un amigo.

  • V.B. Anglada ~ Raja Yoga.

    TU MAIL * 
    EL MAIL DE TU AMIGA/O * 

    Escriba el código aquí


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail *
    Apellido y Nombre *
    Tu País *
    Tu Comentario *

    Escriba el código aquí


    Trabajadores de la Luz?
    En tu Móvil

    La Gran Invocación
    La Gran Invocaci�n
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    L�mina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la L�mina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energ�a del D�a
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia