HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Saint GermainSaint Germain
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    1286 lectores

    Jesús ~ Jeshua
    Vida de Jesús dictada por el mismo. III


    Apostolado de Jesús en Damasco, en donde fué respetado y admirado como profeta. De Damasco pasó a Tiro. Esparció el bien en esas ciudades y demás puntos por donde atravesó, con sus enseñanzas y con sus consejos particulares. Habla también Jesús de Juan el Bautista.

    HERMANOS míos: Mi estada en Jerusalén durante seis años consecutivos pone de manifiesto los preparativos de mi misión.

    A los veintinueve años salí de Jerusalén para hacerme conocer en las poblaciones circunvecinas. Mis primeras tentativas en Nazaret no fueron coronadas por un buen suceso.

    De ahí me dirigí a Damasco en donde fuí bien acogido. Parecíame necesaria una gran distancia de Jerusalén para desviar de mí la atención de los sacerdotes y de los agitadores de dicha ciudad. Los sacerdotes habían empezado ya a fijarse demasiado en mí; los segundos me conocían desde hacía mucho tiempo y yo tenía que evitar las persecuciones en esos momentos y abandonar toda participación en las turbulencias populares.

    En Damasco no tuve fastidios por parte de las autoridades gubernativas ni por parte de los elementos de discordia, que se infiltran a menudo en el seno de las masas, y tampoco por la indiferencia de mis oyentes. Felicitado y temido por los más como un profeta, llevé ahí el recuerdo de un poco de bien esparcido en parte con mis instrucciones generales y en parte con los consejos de aplicación personal para las situaciones de mis consultantes.

    Abandoné esa ciudad a mitad del verano y me dirigí hacia otro centro de población. (1)

    Estudié antes que toda la religión y las costumbres de los habitantes y pude convencerme que la religión pagana, profesada por el estado, hacía pocos devotos verdaderos. Los hombres, dedicados al comercio, no eran nada escrupulosos en materia religiosa.

    Las mujeres, ignorantes y dominadas por el loco apego al cuerpo, sumían su existencia en la triste y degradante esclavitud del lujo y de la degradación moral. Los sacerdotes enseñaban la pluralidad de los dioses. Diversos sabios predicaban sofismas, inculcando la existencia de una Divinidad superior que tenía otras inferiores bajo su dependencia. Algunos discípulos de Pitágoras humillaban la naturaleza humana en el porvenir, condenándola a entrar en la envoltura de un animal cualquiera. Algunos honraban a la Tierra como el único mundo y otros comprendían la majestad del Universo poblado de mundos. Había quienes divagaban en el campo de las suposiciones y quienes enseñaban la moral basándola en la inmortalidad del alma, cuyo origen divino sostenían. Había hombres condenados fatalmente hacia el embrutecimiento de la humanidad, haciendo predicciones y lanzando oráculos. Había, en fin, hombres que adoraban al Sol como el rey de la naturaleza y el bienhechor de todo lo que existe.

    Queriendo dar un desmentido a la mayor parte de estas creencias, tuve que limitarme en un principio, a la enseñanza de la adoración de un solo Dios, y del cumplimiento de los deberes fraternos. Más, gracias a los protectores de que pude rodearme entre los interesados en sacudir el poder de los sacerdotes, pronto me encontré en muy buenas condiciones para enseñar la doctrina de la vida futura.

    Penetrado de la alta protección de Dios, mis palabras llevaban la fuerza de mi convicción. Lejos de mi patria y pobre, era buscado por los hombres de buena voluntad, y las mujeres, los niños y los viejos se disputaban el honor de servirme y de conversar conmigo.

    (1) Tiro. (El nombre de este centro de población fué pedido por el médium)

    Un día en que el calor había sido sofocante, me hallaba sentado, después de la caída del Sol, delante de una casa en que había descansado. Densas nubes corrían hacia el oeste; se acercaba el huracán y la gente retardada pasaba apurándose para llegar a sus casas.

    Como siempre, yo estaba rodeado de niños y de mujeres, y los hombres, un poco más distantes, esperaban que la lluvia, de que caían ya algunas gotas, me hiciera entrar en la casa. La naturaleza en lucha con los elementos presentó ante mi Espíritu la siguiente observación:

    En todo se manifiesta la bondad de Dios y los hombres tendrán que comprender los deberes que les impone el título de Señores de la Tierra, que se dan, aprovechando de las lecciones que les proporciona el Señor del Universo.

    Penetraos, hermanos míos, de la tempestad que se levanta en vuestros corazones cuando las pasiones lo invaden, comparándola con los esfuerzos de la tempestad, que aquí se está preparando.

    Los mismos fenómenos se ponen en evidencia. La mano soberana de Dios es la dispensadora de los dones del aviso, así como el testimonio de los reproches.

    La tempestad muy pronto estallará. ¿A dónde están los pájaros del cielo y los insectos de la tierra? - Al cubierto de la tempestad, respecto de la cual la Divina Providencia os ha prevenido.

    ¡Ay de los imprudentes y de los orgullosos que han descuidado el aviso para dormirse en la pereza y desafiar las leyes de la destrucción! Serán barridos lejos por el soplo del huracán.

    La tempestad que surge en vuestros corazones, hermanos míos, se anuncia con la necesidad de placeres ilícitos o degradantes para vuestros Espíritus. ¿A dónde se encuentran los hombres débiles o los hombres orgullosos después del desahogo de sus pasiones? - En el lugar maldito en que la tristeza del Espíritu es una expiación de sus locuras.

    La serenidad del cielo, hermanos míos, es la imagen de vuestras almas, cuando se encuentran libres de las negras preocupaciones de la vida. El huracán seguido de la dulce armonía de los elementos es la del hombre vencedor de sus pasiones.

    "Hermanos míos, el huracán se estremece amenazador... !Pero bendigamos la Divina Providencia! - Los pájaros del cielo se encuentran al cubierto. Las pasiones os solicitan, el huracán está cerca, la tempestad se prepara, mas vosotros estáis advertidos y saldréis victoriosos,"

    La voz de una jovencita contestó a mi voz:

    "Sé bendito tú, Jesús el profeta, que demuestras la bondad de Dios y que derramas la dulzura y esperanza en nuestros corazones".

    La familiaridad de mis conversaciones permitía estas formas de admiración, al mismo tiempo que favorecía a menudo, las preguntas que se me hacían con un fin personal.

    Un instante después el huracán se encontraba en todo su furor.

    Me quedan recuerdos claros de mis emociones en medio de ese pueblo tan diferente de los pueblos que visité después, y no hay ejemplo de los peligros que sólo con habilidad evité ahí.

    En todas partes el Mesías Hijo de Dios, se anunciaba con palabras severas, dirigiéndose a los ricos y poderosos; en todas partes el Hijo de Dios, era insultado y despreciado por los que él acusaba; pero ahí las precauciones y la paciencia de Jesús le valieron el amor sin reticencias del pueblo y el apoyo de los grandes.

    Toda la perspicacia de Jesús fué puesta en juego en esa ciudad famosa y de los goces mundanos, en el centro de los placeres y del lujo más desenfrenado, en la parte del mundo más ejercitada en las transacciones, los cambios, y demás minuciosos detalles comerciales. Jamás Jesús desplegó tanta habilidad y se hizo de tantos amigos como allí.

    Jamás el Apóstol fué tan sentido como por esos paganos de Espíritu frívolo y sumergidos en los hábitos de una existencia alegre y dulce.

    El triste objetivo de Jesús, humanamente hablando, data tan sólo del día en que abandonó los pueblos lejanos para dirigirse únicamente a las poblaciones hebreas, siempre obstinadas en desmentirlo y calumniarlo. Pocos son los hombres que tienen el coraje de aceptar opiniones que choquen con las de la mayoría. La mayoría de los hebreos creía que la autoridad del dogma descansaba sobre la autoridad de Dios y que predicar la majestad de Dios independientemente de las ataduras que le había proporcionado la ignorancia de los pueblos bárbaros era profanar el culto establecido, haciéndole experimentar modificaciones humanas, desaprobadas por Dios, autor del mismo culto.

    Después de la purificación de mi vida terrestre y del camino hecho en los honores espirituales, yo desciendo con alegría a la narración de esta vida cuando ya mis recuerdos se encuentran desembarazados de la ingratitud humana y participo en una forma más amplia de los males de la totalidad de los Seres, cuando me reposo en la afección de alguno de entre ellos.

    Alejemos, pues, hermanos míos, lo que me separa de los días que pasé en medio de ese pueblo, alegremos aún el alma mía con la multitud que me rodeaba con tan respetuosa ternura y no anticipemos los dolorosos acontecimientos que empezaron a desarrollarse con mi salida de dicha ciudad.

    En adelante me encontraréis en esta historia como Apóstol, predicando el Reino de.

    Dios, pastor que reúne su grey, maestro que catequiza sus alumnos. En esa ciudad en cambió yo era el amigo, el hermano, el profeta bendecido y consolador. Los ricos como los pobres, los ociosos como los trabajadores, venían hacia mí y me colmaban de amor.

    Quedémonos por un momento aún ahí, hermanos míos, y escuchad la dolorosa circunstancia de la muerte dé una joven.

    Yo no la he resucitado, pero hice brotar en el alma de los que lloraban, la fe en la resurrección y la esperanza de volverse a reunir. Consolé al padre y a la madre, haciéndoles comprender la locura de los que lloran por la vida humana frente a la suntuosidad de la vida espiritual. Inculqué en todos los que se encontraban presentes el pensamiento del significado de predilección por parte de Dios para con los Espíritus que llama hacia sí en la infancia o adolescencia de esta penosa estación de nuestro destino. Mis amigos se demostraban ávidos de escuchar las demostraciones de la naturaleza humana y de la muerte, sobre todo de ésta, que dejaba en sus almas una impresión tan dolorosa que el demolerla, rodeándola de una aureola de luz, era como arrojar una llama en el medio de las más densas tinieblas y dar movimiento a un cadáver.

    Para las imaginaciones ardientes y para los caracteres movedizos no conviene llamar la atención sobre un punto, sino cuando este punto toma proporciones enormes, debido a la actualidad de los acontecimientos.

    Elegía mis ejemplos en los hechos presentes y jamás mis discursos fueron preparados con anticipación para esos hombres, fáciles para conmoverse, pero difíciles para ser dominados con la atracción de una ciencia privada de la excitación de los sentidos.

    Al acercarse la muerte de esta muchacha, el padre vino a buscarme en medio de la multitud y me arrastró hasta su casa.

    Ya el frio de la muerte invadía las extremidades y la Naturaleza había abandonado toda lucha, La cara demacrada revelaba un mal profundo y los ojos no miraban... la vida se retiraba poco a poco. El silencio del cuarto mortuorio sólo era interrumpido por los gemidos, entre cuyo murmullo desolante se confundían los últimos suspiros de la jovencita.

    Me acerqué entonces a la muerta y pasándole la mano por la frente, la llamé tres veces con la voz de un inspirado. En esta evocación no tomaba el menor lugar la idea de llamarle a la vida. Los presentes no eran víctimas de una culpable maquinación puesto que mis actos no podían significar otra cosa a sus ojos sino esfuerzos para convencerlos de la vida espiritual.

    Me di vuelta en seguida hacia el padre con la alegría de un Mensajero Divino:

    Tu hija no ha muerto, le dije. Ella os espera en la patria de los Espíritus y la tranquila esperanza de su alma irradia en el aspecto de esta cara cálida aún por el contacto del alma. Ella ha experimentado en estos momentos el efecto de las inexorables leyes de la naturaleza, mas la fuerza divina la ha reanimado y levanta el velo que os ocultaba, el horizonte.

    ¡Oh, Padre mío, consuélate! - La alegría me inunda, la luz me deslumbra, la dulce paz me envuelve y Dios me sonríe.

    ¡Padre mío! - Los prados se adornan de flores, el esplendor del Sol las encorva y marchita, pero el rocío las reanima y la noche les devuelve la frescura.

    ¡Padre mío! -Tu hija se marchitó por los soles de la tierra, pero el rocío del Señor la transformó y la noche de la muerte te la devuelve brillante y fuerte.

    ¡Padre mío! - La misma alegría te será concedida si repites y practicas las enseñanzas de mi madre. Tú eres el pobre depositario de los días malos; yo en cambio soy la privilegiada del Señor, puesto que no merecía sufrir por más tiempo siendo que la Providencia distribuye a cada uno las penas y las alegrías según sus méritos".

    La infeliz madre estaba arrodillada en la parte más oscura del cuarto. Las personas de la familia la rodeaban y al aproximarse a ella se hicieron de lado.

    ¡Mujer, levántate!, le dije con autoridad. Tu hija está llena de vida y te llama.

    No creas a estos sacerdotes que te hablan de separación y de esclavitud, de noches y de sombras. La luz se encuentra siempre doquiera llega la juventud pura y coronada de ternura filial.

    La libertad se encuentra en la muerte. Tu hija es libre, grande, feliz. Ella te seguirá de cerca en la vida para darte la fe y la esperanza. Dirá a tu corazón las palabras más apropiadas para darles calor, dará a conocer a tu alma la reunión y el dulce abrazarse de las almas. Te hará conocer el verdadero Dios y caminarás guiada por la luz de la inmortalidad.

    Hombres que me escucháis, vosotros todos que deseáis la muerte en medio de la adversidad y que la olvidáis en medio de los placeres de los favores terrestres, aproximaos a este cadáver, el Espíritu que lo anima doblará su cabeza sobre las vuestras y el consuelo, la fuerza y la esperanza descenderán hacia vosotros.

    “Padre y madre, poned de manifiesto la felicidad de vuestra hija elevando preces al Dios de Jesús: Dios, Padre mío querido, manda a este padre y esta madre la prueba de tu poder y de tu amor”.

    Todas las miradas estaban fijas sobre la muerta y la pobre madre se había adelantado como para recibir una contestación de esos labios ya para siempre cerrados... El último rayo de Sol que declinaba se reflejaba sobre el lecho fúnebre y las carnes descoloridas tomaban una apariencia de vida bajo ese rayo pasajero. El rubio cabello ensortijado formaba un marco alrededor de la cara de la niña y el calor de la atmósfera hacía parecer brillante y agitada esa cabellera enrulada y húmeda, delante de la muerta. La penosa emoción de los presentes se había convertido en éxtasis. Ellos pedían la vida real a la muerte aparente y la grandeza del espectáculo calentaba sus imaginaciones desde ya tan febriles; mis palabras se convirtieron en conductores de electricidad y el gentío que llenaba el aposento cayó de rodillas gritando: ¡Milagro!

    Habían visto a la muerta abrir los ojos y sonreírle a la madre. Le habían visto agitarse los cabellos bajo el movimiento de la cabeza, y la razón, sucumbiendo en su lucha con la pasión de lo maravilloso, agrandó mi personalidad en un momento con intensas manifestaciones de admiración.

    El milagro de la resurrección momentánea de la joven quedó establecido con la espontaneidad del entusiasmo, y el profeta, llevado en triunfo, creyó obedecer a Dios no desmintiendo la fuente de sus próximos sucesos.

    Pude desde ese día hablar con tanta autoridad, que los sacerdotes se resintieron al fin y tuve que decidirme a partir.

    Empecemos a ocuparnos, hermanos míos, de la preparación de la primera entrevista con Juan apodado El Solitario por sus contemporáneos y que los hombres de la posteridad convirtieron en un bautizador. Las apariencias de Juan eran realmente las de un bautizador, puesto que también me bautizó a mí en las aguas del Jordán, según dicen los historiadores.

    Tengo que aclarar algunos hechos que han permanecido oscuros por el error de los primeros corruptores de la verdad.

    Juan, era hijo de Ana, hija de Zacarías y de Facega, hombre de la ciudad de Jafa.(1)

    El era el "Gran Espíritu", el piadoso solitario, que era distinguido por el general afecto, y los hombres tuvieron razón en hacer de él un Santo, porque esta palabra resume para ellos toda la perfección. Predicaba el bautismo de la penitencia y la ablución de las almas en las aguas espirituales. Había llegado al ápice de la Ciencia Divina y sufría por la inferioridad de los hombres que lo rodeaban. No tenía nada de fanático y la severidad para consigo mismo lo pone a salvo de los reproches que podrían hacérsele por la severidad de sus discursos. La fe ardiente que lo devoraba comunicaba a todas sus imágenes la apariencia de la realidad y permanecía aislado de los placeres del siglo, cuyas vergüenzas analizaba con pasión. La superabundancia de la expresión, la hábil elección de las comparaciones, la fuerza de sus argumentos colocaban a Juan a la cabeza de los oradores de entonces.

    Mas la desgraciada humanidad que lo rodeaba lo llevaba a excesos de lenguaje, a terribles maldiciones, y fanatizaba cada vez más al hombre fuerte que comprendía la perfección del sacrificio.

    (1) Era un año mayor que Jesús.

    Hombres del día, vosotros estáis deseosos de los honores de las masas, Juan lo estaba de los honores divinos. Vosotros ambicionáis las demostraciones efervescentes, oh; hombres afortunados y encargados por Dios para honrar las cualidades del Espíritu y la virtud del corazón, él ambicionaba solamente las demostraciones espirituales y el amor divino. Vosotros hacéis poco caso de la moralidad de los actos cuando la suntuosidad externa responde de vosotros ante los hombres; él despreciaba la opinión humana y no deseaba sino la aprobación divina. Juan habitaba durante una parte del año en los sitios más agrestes y los pocos discípulos que lo acompañaban proveían a sus necesidades. Frutas, raíces y leche componían el alimento de estos hombres y ropas de lana grosera los defendían de la humedad y de los rayos solares. Juan se dedicaba en la soledad a trabajos encomiables y los que lo seguían eran honrados con sus admirables conversaciones.

    Él meditaba sobre la generosa ternura de las leyes de la naturaleza y deploraba la ceguera humana. Descendía de los ejercicios de apasionada devoción a la descripción de las alegrías temporales, para los hombres sanos de Espíritu y de corazón, y el cuadro de la felicidad doméstica era descrito por esos labios austeros con dulces palabras y delicadas imágenes.

    El piadoso cenobita coordinaba los sentimientos humanos y gozaba con las evocaciones de su pensamiento, cuando se encontraba lejos de las masas.

    El melodioso artista poetizaba entonces los sentimientos humanos y el amor divino le prestaba sus pinceles. Pero en el centro de las humanas pasiones el fogoso atleta, el Apóstol devoto de la causa de los principios religiosos se demostraba irritado y desplegaba el esplendor de su genio para abatir el vicio y flagelar la impostura. En el desierto, Juan reposaba con Dios y se dejaba ver hombre con sus íntimas aspiraciones; en la ciudad él luchaba con el hombre y no tenía tiempo de conversar con los Espíritus de paz y mansedumbre. La principal virtud de Juan era la fuerza. La fuerza lo llevaba al desprecio de las grandezas y al olvido de los goces materiales. La fuerza lo guiaba en el estudio de los derechos de la criatura y en la meditación de los atributos de Dios. La fuerza le hacía considerar el abuso de los placeres como una locura y el sabio dominio sobre las pasiones como una cosa la más sencilla. La fuerza se encontraba en él y la justicia salía de su alma.

    La elevada esperanza de las alegrías celestes lo atraía hacia ideales contemplaciones y la aspiración hacia lo infinito lo llenaba de deseos... Él no comprendía y no podía comprender la debilidad y las atracciones mundanas. Hacía de la grandeza de Dios la delicia de su Espíritu, y la Tierra le parecía un lugar de destierro en el que él tenía el cuidado de las almas.

    "Otro vendrá después que yo, decía, que lanzará el anatema y la reprobación sobre vuestras cabezas, oh judíos endurecidos en el pecado, oh paganos feroces e impuros, niños atacados de lepra antes de nacer... y vosotros, grandes de la Tierra, ¡temblad! La Justicia de Dios está próxima".

    El fraude y las depravaciones de las costumbres Juan los atacaba con frenesí, y la marcha de los acontecimientos demostró que él no respetaba a las cabezas coronadas más que a los hombres de condición inferior.

    La centella de su voz potente iba a buscar la indignidad en el palacio y revelaba el delito fastuosamente rodeado. Las plagas de la ignorancia, las orgías de la pobreza lo encontraban con una compasión agria, que se manifestaba con la abundancia de la palabra y con la dureza de la expresión.

    Juan pedía el bautismo de fuego de la penitencia y quería el estigma de la expiación.

    Predicaba, es cierto, el consuelo de la fe; mas era inexorable con el pecador que moría sin haber humillado sus últimos días en las cenizas de sus pecados. Él permanecía una parte del año en la ciudad y la otra en el desierto. He dado ya a conocer la diferencia del humor que se manifestaba por efecto de estos cambios. Quédame que describir las abluciones y las inmisiones generales en el Jordán.

    Los judíos elegían para dichas abluciones parciales y para las inmersiones totales un río o un canal, y las leyes de la higiene se asociaban en ello con las de la religión. El Jordán, en la estación de los calores, veía correr hacia sus riberas multitudes innumerables, y Juan bajaba de su desierto para hacer escuchar de esas gentes sus discursos graves y ungidos.

    Su palabra tenía entonces ese carácter de dulzura que él adquiría siempre en la soledad, y su reputación aumentaba el apuro de las poblaciones circunvecinas por practicar las inmersiones del Jordán.

    Juan recomendaba el deber de la penitencia y del cambio de conducta después de la observancia de la antigua costumbre y establecía que la penitencia debía ser una renovación del bautismo.

    A menudo les gritaba: "De vuestro lavaje corporal deducid vuestro lavaje espiritual y sumergid vuestras almas en el agua de la fuente sagrada. El cuerpo es infinitamente menos precioso que el Espíritu y sin embargo, vosotros nada descuidáis para cuidarlo y embellecerlo, mientras abandonáis el Es espíritu en la inmundicia de las manchas del mal, de la perdición y de la muerte.

    De la pureza de vuestro corazón, de la blancura de vuestra alma haced mayor caso y cerrad los oídos a los vanos honores del mundo.

    “Resucitad vuestro Espíritu mediante la purificación al mismo tiempo que conserváis vuestro cuerpo sano y robusto con los cuidados higiénicos”.

    Juan hablará él mismo en el cuarto capítulo de este libro y describirá nuestra primera entrevista, que tuvo lugar en Bethábara.


    Extracto de VIDA DE JESUS DICTADA POR ÉL MISMO
    A LA MEDIUM SRA. XX LA 1a PARTE
    LA 2 a PARTE AL MEDIUM XX



    Anterior: Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. II

  • Enviar a un amigo.

  • Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. III
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí


    COMENTARIOS

    Fecha: 16/02/2018 Desde:
    Comentario de .
    Muy hermosa lectura


    Armando desde Mexico
    Fecha: 01/02/2018 Desde: Puerto Rico
    Comentario de Carmen Aulet
    EXCELENTE LECTURA. TE INVITO A LEERLA

    Carmen Aulet desde Puerto Rico

    Trabajadores de la Luz?
    Móvil
    Radio OFFLine

    La Gran Invocación
    La Gran Invocaci�n
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    L�mina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la L�mina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energ�a del D�a
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia