HOME - INICIO
ENERGIA DEL DIA
CONTACTENOS
BUSCAR
SUSCRIBIR
DESUSCRIBIR
QUIENES SOMOS
INDICE TEMATICO
* Audio* Audio
* Libro* Libro
* Video* Video
Allan KardecAllan Kardec
Arcángel GabrielArcángel Gabriel
Arcángel MetatrónArcángel Metatrón
Arcángel MiguelArcángel Miguel
AshtarAshtar
Carmelo UrsoCarmelo Urso
CristoCristo
De lectoresDe lectores
Deepak ChopraDeepak Chopra
Djwhal KhulDjwhal Khul
Domingo DiazDomingo Diaz
El MoryaEl Morya
El Ser UNOEl Ser UNO
EsenciaEsencia
FrancescoFrancesco
Gaia ~ Madre TierraGaia ~ Madre Tierra
Graciela DattoliGraciela Dattoli
HathorsHathors
HilariónHilarión
Jesús ~ JeshuaJesús ~ Jeshua
KiraelKirael
KrishnamurtiKrishnamurti
KryonKryon
KuthumiKuthumi
Kwan YinKwan Yin
La Gran InvocaciónLa Gran Invocación
Madre DivinaMadre Divina
MaríaMaría
Maria MagdalenaMaria Magdalena
MayasMayas
Omraam M. AivanhovOmraam M. Aivanhov
P'taahP'taah
Pedagooogía 3000Pedagooogía 3000
PleyadianosPleyadianos
QuadoQuado
RamthaRamtha
Saint GermainSaint Germain
SatyaSatya
Serapis BeySerapis Bey
SethSeth
SolamaSolama
Sonia y PabloSonia y Pablo
SoremSorem
TobiasTobias
UrielUriel
V.B. AngladaV.B. Anglada
Varios/OtrosVarios/Otros

ARCHIVO
E.D. NumerologaE.D. Numerología
E.D. Onda EncantadaE.D. Onda Encantada
Notas AnterioresNotas Anteriores

  • NOTA SELECCIONADA
  • Escribe tu comentario.     Ir al Final.     Imprimir.


    1486 lectores

    Jesús ~ Jeshua
    Vida de Jesús dictada por el mismo. I


    Jesús habla de su nacimiento y de su familia y deja entrever su mesianismo con las elevadas tendencias de su alma. Habla asimismo de sus primeros viajes a Jerusalén y de su intervención en una disputa entre Doctores en el Templo.

    HERMANOS míos ¡escuchad el relato de mi vida terrestre como Mesías!. Yo fuí el mayor de siete hermanos.

    Mi padre y mi madre vivían en una pequeña casa de Nazaret.

    Mi padre era carpintero. Yo tenía veintitrés años cuando él murió.

    Tuve que irme a Jerusalén algún tiempo después de la muerte de mi padre; allí, en contacto con hombres activos y turbulentos, me metí en asuntos públicos.

    Los Romanos gobernaban Jerusalén como todos los pueblos que habían sometido.

    Los impuestos se establecían sobre la fortuna, pero un hebreo pagaba más que un pagano.

    Se daba el nombre de iniciados a los hombres de Estado, y el poder de estos hombres de Estado se manifestaba con depredaciones de todas clases.

    Los descontentos me convencieron que debía unirme a ellos al punto que me olvidé de mi misma familia. Confié a extraños la tarea de arreglar los asuntos de mi padre, y, sordo a los ruegos de mi madre, escuchando y pronunciando discursos propios para excitar las pasiones populares, yo me privé de todas las alegrías filiales y me sustraje a toda influencia de mis hermanos.

    Mis correligionarios me inspiraban lástima; esta lástima no tardó en cambiarse en deseo de corregir sus errores: me fuí exaltando cada vez más y Dios me otorgó esa claridad suprema que da estabilidad a la fe, fuerza a la voluntad y alimento a las energías espirituales.

    Mis visiones, si este nombre puede darse a la felicidad interna que me acompañaba, me alejaban de mis ocupaciones materiales para trazarme una vida de Apóstol y prepararme para la gloria del martirio.

    Respecto de los milagros que se me atribuyeron, queridos hermanos, ni uno solo es cierto;(1) pero conviene meditar la sabiduría y la profundidad de la gracia de Dios. Todos los destinos honrados con una misión, precisan ser alentados por Dios, y la pureza de los ángeles cubre con una sombra protectora la fragilidad del hombre.

    (1)Los que están al comente del fenomenismo medianímico se darán fácilmente cuenta del significado de lo que dice el autor. (N. del T.)

    El pensamiento de Dios echa la semilla en el presente, y esta semilla dará frutos en el porvenir. La solicitud del Padre sueña la felicidad de todos sus hijos, y el Mesías es mandado por el Padre, para sostener a sus hermanos en medio de los peligros presentes y futuros.

    La razón reconoce un Dios que baja de las gradas de su potencia, para compadecer los males de sus criaturas; pero no podría admitir un Dios que favoreciera a los unos olvidando a los otros, pero e1 debe negar los honores divinos cuando estos honores no se han establecido para el bien general y explicados por la justicia eterna, de que ya tenéis las descripciones.

    La gracia tiene siempre, como pretexto, los designios del Ser Supremo sobre todos, y los Mesías no son más que instrumentos en las manos de Dios.

    Dejemos, pues, los cuentos maravillosos, las despreciables historietas hechas alrededor de mi persona y honremos la luz que Dios permite que se haga en este día, mediante la sencilla expresión de mi individualidad y por medio del luminoso desarrollo de mi misión.

    Mi nacimiento fué el fruto del matrimonio contraído entre José y María. José era viudo y padre de cinco hijos cuando se casó con María. Estos hijos pasaron ante la posteridad como primos míos. María era hija de Joaquín y de Ana, del país de Jericó, y no tenía más que un hermano llamado Jaime, dos años menor que ella.

    Nací en Betlén. Mi padre y mi madre habían hecho este viaje, sin duda, por asuntos particulares y por placer, con el objeto de reanudar relaciones comerciales o también para estrechar amistades; he ahí la verdadera historia.

    Mis primeros años transcurrieron como los de todos los hijos de artesanos acomodados, y nada ofrecieron como indicio de la grandeza de mi futuro destino.

    Yo era de carácter tímido y de inteligencia limitada, tímido como los niños educados con severidad y de limitadas facultades intelectuales como todos aquellos cuyo desarrollo intelectual se descuida. Para mi familia era un Ser inofensivo, huérfano de cualidades de valer, de lo cual resultaron las primeras contrariedades de mi existencia y también los primeros honores que tributé a Dios. Débil y pusilánime delante de mis padres, fuerte y animoso ante la gran figura de Dios, el niño desaparecía durante la plegaria para dejar su lugar al Espíritu, ardoroso y pronto al sacrificio.

    Me dirigía a Dios con arrebatos de amor y reposaba en brazos de lo desconocido, de la doble fatiga impuesta a mi físico débil y a mi Espíritu rebelde.

    De la multiplicidad de mis prácticas de devoción resultaba una penosa confusión, que establecía, de más en más, el convencimiento de mi desnudez intelectual.

    Era costumbre de los habitantes de Nazaret y de las otras pequeñas ciudades de la Judea, de encaminarse hacia Jerusalén algunos días antes de la Pascua, que se celebraba en el mes de marzo. Los preparativos de toda clase que se hacían, daban fe de la importancia que se atribuía a tal fiesta. Montones de géneros se vendían en dicha ocasión y se combinaban diversas compras para traer algo de la gran ciudad. En el año a que hemos llegado y que es el duodécimo de mi edad, tenía que participar yo también del viaje anual de mi familia juntamente con el primogénito de mis hermanos consanguíneos. Partimos, mi madre, mis hermanos y yo con una mujer llamada María; mi padre prometió alcanzarnos dos días después.

    Al llegar a Jerusalén mis impresiones fueron de alegría, y mi madre observó el feliz cambio que se había efectuado en mi semblante. Paramos en lo de un amigo de mi padre.

    Mi hermano, que tenía entonces veintidós años, merece una mención especial. Mi padre había manifestado siempre hacia este hijo el más vivo cariño, y los celos oprimían mi corazón cuando me olvidaba de reprimir esa vergonzosa pasión que se quería apoderar de mí.

    Yo me había visto privado de las alegrías de la infancia debido a esta predilección paterna. Mi madre se percibía algo de mis sufrimientos, pero los cuidados que exigían una numerosa familia le impedían hacer un estudio profundo de cada uno de los miembros de la misma familia.

    Mi padre era de una honradez severa, de un carácter violento y despótico. La dulzura de mi madre lo desarmaba, pero los hijos le daban trabajo a este pobre padre, que no soportaba con paciencia la menor contradicción, y la incapacidad de su hijo Jesús lo irritaba tanto cuanto las travesuras de los otros.

    La bondad de mi hermano mayor tuvo por efecto el de destruir mis anteriores descontentos, motivados por la diferencia con que nos trataba nuestro padre, y la tierna María se alegraba al ver nuestra intimidad. La igualdad de gustos y de ideas nos unía más de lo que pudiera parecer a primera vista, y si no hubiera sido por mis preocupaciones religiosas, yo hubiera comprendido mejor la felicidad de esta nuestra armonía.

    Cuando nos encontramos solos, mi hermano me preguntó respecto de las impresiones que había recibido en ese día y pasó en seguida a querer investigar mis pensamientos como de costumbre.

    Esta vez me causó muy mal efecto el sermón que me dió mi hermano por mi carácter retraído y por el abuso que hacía de la devoción que me arrastraba al olvido de mis deberes de familia.

    Mi hermano se acostó irritado en contra mía y al otro día yo le pedí que olvidara mi descuido de los pequeños deberes en aras de las elevadas aspiraciones de mi alma. Mi hermano hizo un movimiento de lástima y gruesas lágrimas surcaron sus mejillas...

    No hablaré más de mi hermano, muerto poco tiempo después de este incidente; mas este recuerdo que me conmueve, viene bien aquí para que el lector tenga una justa idea de mis actitudes, y que pueda darse así mejor cuenta de cosas que de otro modo le parecerían increíbles, si no se encontrase preparado por los elementos en concordancia con los designios de Dios.

    Durante el día llegaron algunas visitas, entre las cuales se encontraba José de Arimatea. Él como amigo de mi padre, pronto se familiarizó con nosotros. Rico, patricio y hebreo, José se encontraba por estas razones en relación tanto con los ricos como con los pobres y oprimidos de la religión judaica.

    Nos habló de las costumbres de Jerusalén, de la Sociedad escogida, de los sufrimientos del pueblo hebreo, y la dulzura y naturalidad de su lenguaje eran tal que nadie hubiera podido sospechar la diferencia de nuestra condición social. Despertó el empeño de mi madre hacia el cultivo de mi inteligencia y me preguntó que cuáles eran mis aptitudes y mis deberes habituales. La fantasía de mis prácticas religiosas lo hizo sonreír y le pareció que mi inteligencia se encontraba en todo retardada.


    "Sé más sobrio en tus prácticas de devoción, hijo mío, y aumenta tus conocimientos para poderte convertir en un buen defensor de nuestra religión. Practica la virtud sin ostentación, como también sin debilidad, sin fanatismo y sin cobardía. Arroja lejos de ti la ignorancia; embellece tu Espíritu tal como el Dios de Israel lo manda, para entender sus obras y para poder valorar su misericordia. Hablaré con tu padre, hijo mío, y deseo que todos los años te mande aquí durante breve tiempo para estudiar el comercio de los hombres y las leyes de Dios".


    Desde la primera conversación de José de Arimatea con Jesús de Nazaret bien veis, hijos míos, como Jesús pudo instruirse no obstante de permanecer en su modesta condición de carpintero.

    Hombres de la laya de José de Arimatea arrojan la simiente y Dios permite que esta simiente dé frutos. Hombres iguales a José de Arimatea, ponen de manifiesto a la Providencia y esta clase de milagros se efectúan hoy como se efectuaron en mis tiempos.

    Fuí por primera vez al Templo de Jerusalén la vigilia del gran sábado (la Pascua) llevándome una mujer llamada Lía, viuda de un negociante de Jerusalén.

    Nos encontrábamos los dos recogidos hacia el lado occidental del Templo. El silencio sólo era interrumpido por el murmullo de muchos doctores de la ley que se ocupaban de los decretos recientemente promulgados y de los arrestos a que ellos habían dado lugar.

    Yo rezaba en mi posición habitual, con la cara entre las manos y de rodillas. Poco a poco las voces que interrumpían el silencio del templo interrumpieron también mis oraciones e hicieron nacer en mi Espíritu el deseo de escucharlas.

    Encontrándome entre las sombras creí poderme acercar sin que de ello se percibiera Lía. Me subí sobre un banco ocultándome lo más posible. Los doctores de la ley discutían; los unos con el objeto de hacer una manifestación a favor de los israelitas presos durante la función del día anterior; los otros aconsejando de permanecer prescindentes. Acérqueme mayormente a los oradores sagrados; ellos se apercibieron y oí estas palabras:


    "Haced atención a este muchacho, él nos escucha tal vez para ponernos de acuerdo.

    Dios manda a veces a los niños el don de sabiduría en discusiones que sobrepasan la inteligencia de su edad".

    Me levanté en la punta de los pies para observar mejor al que había pronunciado estas palabras. Se me aproximó diciéndome:

    "La madre que te ha criado, te ha enseñado que Dios nos ama a todos, ¿no es cierto? y tú relacionas este conocimiento del amor de Dios hacia sus hijos, con el conocimiento del amor de los hijos entre ellos; pues bien, ¿qué dirías de hijos ricos, libres, llenos de salud, cuyos hermanos se encontraran en la pobreza, en el abandono, debilitados por una enfermedad y esclavos en una prisión?"

    A estos hombres en la abundancia, contesté sin hesitar, yo les gritaría: "¡Id, hermanos, id, socorred a vuestros hermanos, Dios os lo manda y vuestro coraje será bendecido!"

    Vi que se sonreía el que me había hablado, quien dijo: "Dios HA HABLADO POR BOCA TUYA, HIJO MÍO", tendiéndome al mismo tiempo la mano, que yo apreté entre las mías, trémulo de emoción. En seguida fuí a reunirme con mi compañera, que me había estado observando desde el principio de esta escena. Ella me preguntó: hazme el favor, niño, de enseñarme a mí también lo que Dios quiere decir con estas palabras:

    "Los niños tendrán que escuchar sin emitir juicio y crecer antes de pretender elevarse a la condición peligrosa de fabricantes de moral y de dar consejos". Contesté: "Tu Dios, Lía, es un déspota, El mío honra la libertad de pensar y de hablar. La debilidad de los esclavos constituye la fuerza de los patrones y la infancia prepara la juventud".

    Leí en los ojos de Lía la sorpresa llena de satisfacción y regresamos. Con José de Arimatea, que se encontraba en casa, mantuve una conversación tan fuera de lo habitual en mis labios generalmente poco demostrativos, que mí madre le preguntó a Lía qué era lo que me había hecho tomar por el camino.

    "Tu hijo, querida María, está destinado a grandes cosas, contestó Lía, Lo digo delante de él: Eres una madre aventurada y tus entrañas están benditas".

    Yo me sentí como levantado al oír esta predicción y mi vida me pareció más que nunca bajo el influjo de los designios de Dios.

    ¡Mujer de Jerusalén, el pobre niño que te ha seguido hasta el Templo del Señor te bendice aún ahora!

    La mañana siguiente volvimos al Templo. Grande era el gentío y nos costó algún trabajo el atravesar el atrio. Al fin encontré un lugar y me puse a observar con estupor todo lo que me rodeaba.

    La luz penetraba por aberturas hechas a propósito en los puntos de juntura de las paredes con la cúpula del edificio. Todas esas aberturas estaban cubiertas de ramas cortadas, de manera que la luz quedaba interceptada y débil reemplazándosele con haces de luz suministrada por aparatos gigantescos de bronce.

    En la inspección que hice de todas las cosas, descubrí al doctor de la ley que me había interrogado el día antes. Mi madre me preguntó en ese momento del motivo de mi distracción y yo le dí esta culpable contestación:

    "Madre mía, sigue con tus plegarías y no te ocupes de lo que yo hago. Nada hay de común entre vos y yo".

    Yo sacaba este consentimiento y esta insolencia del estado de exaltación de mi Espíritu, motivado por lo sucedido anteriormente, en vista de mi futura superioridad, y comprendí tan poco mi falta, que en seguida llevé mi atención sobre otros detalles. Un doctor hablaba de la Justicia de Dios y yo comparé este hombre con el ángel Rafael bajado del cielo, para hacerles comprender a los oyentes la palabra divina.

    Creí sobre todo a la palabra divina cuando gritó:

    "¡La Justicia Divina es tu fuerza en contra de tus opresores, oh pueblo! ¡Ella deslumbra tus ojos, se levanta delante de ti cuando contemplas el ocaso del Sol, cuando tu espíritu se subleva a la vista de las crueldades de tus dueños! ¡Este Sol no se oculta, este mártir no muere, oh hombres! El va a resplandecer y proclamar en otra parte la Justicia de Dios".

    Yo escuchaba estas enseñanzas con una avidez febril. ¡Al fin se hacía la luz en mi Espíritu... veía, oh, Dios mío, tus misterios resplandecer delante de mí, leía en tu libro sagrado y comprendía la magnificencia de tu eterna justicia! - ¡Edificaba en mi mente concepciones radiantes, me iluminaba de las claridades divinas, formaba proyectos insensatos, pero generosos; quería seguir este Sol y esos mártires en los espacios desconocidos!..Volví en mí al llamado de mi madre. La miré por un instante con la desconfianza de un alma que no se atreve a abrirse, porque sabe que el entusiasmo, como el calor, se pierde al contacto del frío.

    "Nuestro Padre Celeste, le dije al fin, echa en mi Espíritu el germen de mis ideas seguras y fuertes. Manda en mi corazón; tiene en sus manos el hilo de mi voluntad; dirige hacia mí la sabiduría de sus designios; se apodera de todos los momentos de mi vida; quiere destinarme a grandes trabajos... En una palabra, madre mía, retírate, acude a tus tareas; deja tu hijo al Padre de él que está en los Cielos".

    "¡Cállate!, me dijo mi madre. - ¡A ti te han calentado la cabeza, (2) pobre muchacho!

    - ¡Yo te digo que Dios no precisa de ti!... ¡Vamos, vamos!"

    Mi madre tuvo que recurrir a la intervención de mi padre para poderme llevar.

    Al día siguiente volvimos a Nazaret, dejando Jerusalén.

    (2) "A ti te han adoctrinado" sería la traducción literal, pero me parece que e1 significado español es el que indico. Yo procuro traducir lo más literalmente posible, haciéndolo con alguna libertad solamente cuando, si me ciñera demasiado a la letra, la traducción no resultaría traducción.

    Como no sé si los defectos de estilo (la puntuación es también algo defectuosa) provienen del original o de la traducción italiana que tengo a la vista, busco de colocar la obra entre las manos del lector todo lo igual que sea posible a la que traduzco y que ha motivado los juicios entusiastas del prólogo, porque estoy convencido que es la lectura de éste la que ha influido para los numerosos pedidos de la obra.

    Dejo pues al lector que interprete lo que lea como su mejor juicio se lo indique.

    Deseo proceder con la mayor circunspección en estas cosas por lo mismo que es bien conocido mi modo de pensar respecto de ellas, es decir la poca importancia que doy a estos trabajos, como medios de inquirir la verdad y propender al bien, siendo enemigo, como soy de toda personalización que quiera hacerse respecto de lo que es impersonal: La verdad y el bien. A éstos no hay ninguna autoridad, divina ni humana, que pueda añadirles o quitarles algo. La obra de Jesús puede haber influido en la humanidad encaminándola hacia lo verdadero y lo bueno, pero nada puede influir sobre lo que es verdadero y bueno.

    Mis Evangelios los constituye el estudio de los hechos y de los fenómenos. La palabra del Dios de la ciencia está toda ella escrita en el gran Libro de la Naturaleza. Este es a mi parecer, el que debe constituir nuestra Biblia. — (Nota del Traductor).


    Extracto de VIDA DE JESUS DICTADA POR ÉL MISMO
    A LA MEDIUM SRA. XX LA 1a PARTE
    LA 2 a PARTE AL MEDIUM XX



    Siguiente: Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. II

    Anterior: Uriel ~ Bendice el vacío.

  • Enviar a un amigo.

  • Jesús ~ Jeshua ~ Vida de Jesús dictada por el mismo. I
    Tu Mail* 
    El Mail de tu amiga/o* 
    Por favor escriba su mail y mail destinatario!


  • Escribe tu comentario aquí.
  • Tu Mail*  
    Apellido y Nombre*  
    Tu País*  
    Tu Comentario*
      Escriba el código aquí


    COMENTARIOS

    Fecha: 08/02/2018 Desde: Uruguay
    Comentario de Eilen Lima
    Nada ¿que puedo decir ? otra historia del Maestr de Maestros ....para mi creible ,plausible encaja en la historia del ser humano -y sus posibilidades -Eso es todo Gracias Me gustaria compartir el articulo ...uno mas que ???

    Eilen Lima desde Uruguay
    Fecha: 08/02/2018 Desde: Uruguay
    Comentario de Eilen Lima
    Pude entrar ala pagina .Encontre lo que buscaba, gracias Eilen Lima

    Eilen Lima desde Uruguay

    Trabajadores de la Luz?
    En tu Móvil

    La Gran Invocación
    La Gran Invocaci�n
    leer masLamina Yo Soy

    Los chakras
    Los Chakras
    leer masLos Chakras

    Mandala del día
    El Mandala de Hoy
    Mandala de Hoy

    Lámina Yo Soy
    L�mina Yo Soy
    leer masLamina Yo Soy
    Imprimir LáminaImprimir la L�mina Yo Soy

    Fase Lunar
    Fase Lunar
    ver masFase Lunar

    Energía del Día
    Energ�a del D�a
    ver masFase Lunar

    Numerologia
    Numerologia
    leer masNumerologia