Usar el campo cuántico para crear una salud extraordinaria.

Varios/Otros


Mi nombre es Joe Dispenza. He escrito cuatro libros. El primero se titula Desarrolla tu cerebro - La ciencia de cambiar tu mente. Luego escribí otro libro llamado Deja de ser tú – La mente crea la realidad. En ese libro, me dirigí más a un enfoque práctico, es decir, a la ciencia que hay detrás de lo que ahora es una especie de corriente principal; hace más de 15 años era un mundo de conciencia diferente. Quería empezar a unir el componente filosófico con la aplicación práctica. Luego escribí otro libro llamado El placebo eres tú – Cómo ejercer el poder de la mente, y en ese libro quería desmitificar el proceso de enseñarles a las personas la misma ciencia de cómo funciona el placebo, pero en lugar de depender de algo fuera de ti para alterar tu estado interno, ¿puedes hacerlo solo con el pensamiento? Y luego mi último libro, escrito hace un par de años, que se llama Sobrenatural –Gente corriente haciendo cosas extraordinarias).

Ese libro fue mi mejor intento de explicar lo que hacemos en nuestros talleres avanzados y proporcionarles a las personas no solo la ciencia y la comprensión, sino darles todas las meditaciones y herramientas para que las empiecen a aplicar en su propia vida. Desmitifiqué muchas cosas, pero una de las cosas que más me entusiasmó de ese libro fue desmitificar la experiencia trascendental, el momento místico, qué es y cuáles son los sistemas relacionados en el cerebro y el cuerpo que conectan la física del campo cuántico con la biología de nuestro cerebro y nuestro cuerpo. Y mientras escribía mi último libro, organizaba eventos en todo el mundo. Enseñamos a las personas la manera de aplicar estos principios para que puedan vivir una vida mejor, puedan construir un cuerpo para sanar las cicatrices y las heridas de la infancia, crear nuevos trabajos, nuevas relaciones, nuevas oportunidades y tener esas experiencias místicas que los cambian para siempre.

Creo que si reúnes a suficientes personas en un taller, llega un momento en el que empiezan a dar un gran paso adelante y entonces eso corre como un reguero de pólvora. Hemos sido testigos de algunas de las cosas más increíbles. Eso me ha cambiado y ha cambiado mis creencias a un nivel muy profundo. Trabajo con un equipo de investigadores y científicos y nuestro laboratorio son nuestros talleres. Hemos hecho mediciones de miles y miles y miles de cerebros, cantidad de estudios del cerebro, mediciones preestablecidas. Cuando alguien llega, medimos el cerebro, lo sometemos a una semana o cinco días de entrenamiento y medimos el cerebro al final para ver si hubo cambios no solo en su mente, sino también en el cerebro. Además, medimos cantidades de estudios del cerebro en tiempo real y lo que está sucediendo en su mundo interior de pensamientos y sentimientos y lo que ocurre en su cerebro cuando está tratando de cambiar algún pensamiento o algún aspecto de sí mismo.

Hemos obtenido mucha información sobre ese proceso para crear una fórmula, una forma de autorregulación de su mundo interior que empiece a producir efectos medibles no solo en su cuerpo sino en su vida. Y hemos hecho miles de estudios sobre las mediciones para ver si las personas pueden sostener o autorregular emociones más elevadas, qué le hace a su sistema inmunológico y qué le hace a su expresión genética, qué les hace a los telémeros que determinan su verdadera edad biológica, qué sucede con la energía cuando el cuerpo está abierto y emite luz e información cuando alguien realmente comienza a avanzar rápidamente. ¿Empieza a emitir más frecuencia, más energía, a liberar más información? Todo esto es para darles a las personas la oportunidad de empezar a entender que no hace falta ser un monje budista o una monja con cuarenta años de devoción o un erudito académico.

Una vez que comprendes la fórmula y empiezas a aplicarla de forma regular, te conviertes en un científico de tu propia vida y consigues ver los cambios no sólo en tu cuerpo sino también en tu mundo externo. De modo que lo que me apasiona y me interesa es probarles a las personas cuán poderosas son en realidad.

Kelly Noonan Gores:

Es asombroso. ¿Y lo estás viendo en tus talleres, especialmente cuando mides esto?

Joe Dispenza

Si hace diez años me hubieses dicho que sería testigo de lo que estoy presenciando ahora, probablemente no te habría creído. Estamos siendo testigos de algunas de las transformaciones más asombrosas que están ocurriendo y es muy importante entenderlo porque hace quince años todo estaba referido a la filosofía, la teoría, la ciencia, el conocimiento, los datos intelectuales. Y al estar en una era de información, la ignorancia es una elección. Ahora no necesitas una autoridad para obtener información, ni un sacerdote, ni un médico. Puedes obtener información gracias a la tecnología y lo que sucede ahora es que toda esta información está tan disponible que la gente quiere comprender cómo utilizarla. Creo que es un momento de la historia en el que no basta con saber: es un momento para saber cómo.

Y por eso, quiero darles a las personas la oportunidad, numerosas oportunidades, de conectarse a ese campo invisible de energía e información, numerosas oportunidades de ir más allá de sí mismas, de empezar a practicar la forma de cambiar las ondas cerebrales para poder entrar en el sistema operativo donde residen todas esas actitudes y programas subconscientes. Al enseñarles a autocorregirse cada vez, tarde o temprano se encontrarán con algo grande.

En los últimos cinco años hemos visto cambios muy significativos respecto a lo que puede suceder en una semana, desde personas ciegas que ven, personas sordas que oyen, tumores que desaparecen ante nuestros ojos, personas con Parkinson, leucemia, con síntomas muy, pero muy graves, que salen haciendo un gran cambio. Algunos son psicoterapeutas, otros son médicos, algunos son simplemente personas que tienen una muy buena educación, que se quedaron sin soluciones y decidieron que tal vez era el momento de empezar a hacer un trabajo interior. Pienso que ha sucedido algo asombroso, que hemos perforado una fachada, una capa de conciencia, tal como una fórmula mental que únicamente era esta barrera que nadie podía cruzar, pero una vez que el primero lo hizo, en poco tiempo hubo otros que lo hicieron y la creencia cambió; entonces se convirtió en un nuevo nivel de conciencia de lo que era posible.

Y así, estamos viendo estas sanaciones dramáticas, estamos viendo el conjunto de habilidades de las personas en su capacidad para autorregularse.

Una universidad en la Costa de Oro de Australia, la Bond University, ha tomado buena parte de nuestros escáneres cerebrales y acaba de pasar unos nueve meses examinando todas las diferentes variables para analizar exactamente lo que estamos haciendo. Lo primero que dijeron los investigadores fue: "Nunca hemos visto que un grupo tan grande de personas sea capaz de cambiar sus ondas cerebrales en tan poco tiempo". Estamos hablando de cinco segundos, nueve segundos. Ahora bien, ¿qué significa esto desde un punto de vista práctico? Cuando estás en tu mente consciente, estás funcionando en un patrón de ondas cerebrales que llamamos patrones cerebrales Beta. Es del neocórtex. Es pensar y razonar y analizar e integrar toda la información con tu mundo exterior que está conectado con tu mundo interior. Y para hacer cambios sustanciales tienes que suprimir el pensamiento, la mente analógica, tienes que saber cómo acallar los circuitos en el cerebro que están conectados con tu yo de la personalidad.

Tienes que ir más allá del aspecto conocido de tu banco de memoria, el yo autobiográfico, y cuando lo haces empiezas a acceder a algo más grande. Por eso tenemos estudiantes con la capacidad de hacerlo en muy poco tiempo y nuestra investigación lo demuestra. Al mismo tiempo, tenemos investigaciones que muestran que un momento místico se parece a esto, lo vemos repetidamente, cada vez. En realidad, ahora sabemos que podemos inducirlo, y el hecho de que sea tan consistente… cualquier cosa que sea consistente o repetible es ciencia, ¿verdad? Porque estás viendo una tendencia, estás viendo una ley. Por lo tanto, estamos viendo evidencia en nuestros escaneos y en nuestras investigaciones científicas de que algo sorprendente está sucediendo, que algo poderoso le está sucediendo a alguien.

Y luego tenemos gente de pie en la audiencia diciendo: "Oye, tengo cáncer en fase 4". "Tengo endometriosis", "Tengo un serio tinnitus y vértigos graves, he ido a diez médicos diferentes y no hay ningún cambio", "Era alérgico a todo, tenía que llevar mascarilla, voy a un shock anafiláctico todos los días", "Tenía cincuenta tumores cerebrales, ahora no tengo ninguno". Empezamos a ver cómo se quitan algunos velos. Y cuando cuentan su historia, al terminar su relato, las personas están tan conmovidas que entienden que es posible para ellas. El efecto secundario de esto es que le asignan más significado, más intención a lo que están haciendo, y cuando lo hacen, están invirtiendo una energía más fuerte, una intención más firme en un resultado.

Así que ahora tienes evidencias en la ciencia que dice que no eres nadie especial, los escáneres cerebrales están ahí, las pruebas genéticas están ahí, las pruebas de las mediciones están ahí, y luego tienes esta increíble comunidad de personas dando testimonios, y esos testimonios son personas con derrames cerebrales que estuvieron paralizadas durante dos años, un doctor en derecho que no tenía ninguna fe en que se iba a sanar alguna vez y ahora está levantando su brazo por encima del hombro en una semana de largos eventos y ves a una persona ciega desde los tres meses de edad que ahora ve por primera vez caras y no solo sombras y contornos, y consigue un 5% de visión. Esto te va a cambiar a un nivel muy bueno porque estás presenciando milagros que son de proporción bíblica y estás en presencia de ellos.

Así que ahora tienes pruebas con personas que cuentan historias y sus historias son una enseñanza muy poderosa para nosotros. Una alegoría es una forma asombrosa en la que las personas pueden asociar y fue utilizada en la tradición folclórica. Aquí tienes evidencia científica de personas que envían sus escáneres oculares y sus análisis de sangre, y tenemos este gran cuerpo de transformación realmente poderoso. Tienes una huella en la conciencia que está siendo dejada para que otras personas la pisen, o huellas en la conciencia para pisar. ¿Por qué? Porque cuando una persona reconocida se para en un escenario donde ellos tienen un cáncer en etapa 4 o un extraño desorden genético para el que la ciencia médica no tiene solución, y hay alguien en la audiencia con el mismo raro desorden genético, ves la última oportunidad de esa persona para comprender. ¡Y en lugar de tomarle dos años alcanzar ese momento cumbre en el que se sana, lo hace en tres meses! ¿Por qué?

Porque pisaron las mismas huellas en la conciencia y llegaron allí más rápido. La evidencia está ante ti y está haciendo que la información se intercambie en la realidad 3D. Eso es muy importante porque necesitas un pie en el mundo real y un pie en el mundo cuántico para empezar a decir: "Está bien, algo realmente poderoso está ocurriendo aquí, algo realmente transformador". Es un movimiento que está diciendo que hemos sido condicionados e hipnotizados para creer que somos limitados. El verdadero trabajo es superar esas limitaciones. Y el proceso de superación es el elemento clave, porque a medida que superas algún aspecto de ti mismo, y otro y otro, comenzarás a convertirte en otra persona. Y cuando realmente te conviertes en otra persona, no hay necesidad de visualizar que la enfermedad desaparece: ¡No eres la misma persona! La enfermedad existe en la persona anterior, tú eres otra persona. Y tenemos muchas grandes historias que demuestran que esa evidencia es exactamente la verdad, y esa evidencia es la voz más fuerte en este momento.

Kelly Noonan Gores:

Entonces, explícanos qué pasa en la mayoría de nosotros cuando somos normales o naturales, la diferencia entre convertirnos en sobrenaturales. Dices que somos adictos a nuestras emociones, las que nos están manteniendo en el pasado, pero necesitamos un pie en el mundo cuántico, necesitamos estar co-creando activamente el futuro que queremos. ¿Puedes explicar la diferencia entre lo que vive la mayoría de la gente y lo que tú consigues que viva la gente?

Joe Dispenza

Vivimos en el mundo material, la realidad 3D, y se llama realidad 3D porque todo ocupa espacio y tiempo. Tanto si miras una silla, una mesa o una persona, podemos decir que esa persona está ubicada en el tiempo presente. Y la forma en que interactuamos con la realidad 3D es a través de nuestros sentidos. De hecho, nuestros sentidos están conectados a esta realidad tridimensional. Por lo tanto, si te quitases los sentidos, si no pudieses ver, no pudieses oír, no pudieses oler, no pudieses saborear, no pudieses sentir, no tendrías ninguna experiencia de esta realidad 3D. Ahora bien, en esta realidad 3D en la que tú y yo somos conscientes de existir, hay una cantidad infinita de espacio. El espacio es eterno y experimentamos el tiempo cuando nos movemos por el espacio.

Así que digamos que yo soy un punto de conciencia -Joe Dispenza- y tú eres otro punto de conciencia. Soy consciente de mí mismo y soy consciente de ti como mi segundo punto de conciencia. Hay espacio entre nosotros. Si me acercase a ti, tendría que moverme a través del espacio o colapsar el espacio, y cuando lo hago experimento el tiempo. Así que el tiempo es un movimiento funcional a través del espacio, un punto de conciencia a otro punto de conciencia. De igual manera, yo estoy aquí y el baño está en algún lugar. Si yo tuviese el pensamiento del baño me volvería consciente de otro punto local en el espacio y el tiempo y descubriría que si muevo mi cuerpo hacia el baño entonces voy a sostener la imagen del baño y mi cuerpo se va a mover a través del espacio y le tomará una cierta cantidad de tiempo llegar allí. Así que, en general, todo en esta realidad 3D toma tiempo para crearse. De hecho, estoy aquí y luego están mis sueños, ¿y dónde coloco mis sueños? Allí.

Mi cerebro, naturalmente, crea mis sueños separados de mí, ¿verdad? Así que mi experiencia del tiempo lineal dice que el tiempo se va a parecer mucho al pasado. Y cuando proyecto cuánto tiempo va a tomar, mi cerebro instintivamente vendrá con lo lejos que va a estar en el futuro. Lo hacemos inconscientemente. Así que, como todo es local en el espacio y el tiempo, experimentamos la separación de todos y de todo. Ahora bien, si te ves un poco diferente a mí, si actúas diferente a mí, entonces experimento más separación, porque no puedo predecir quién vas a ser.

Así pues, entonces la separación es la comprensión fundamental de la realidad 3D y, de hecho, la carencia es el efecto secundario de la separación. Conduces por la calle y ves a alguien manejando un auto nuevo; estás en el Shopping y ves a alguien con un atuendo realmente lindo. En el momento en que te fijas en algo realmente hermoso o en algo que te gusta, experimentas el hecho de no tenerlo y el cerebro se dedica naturalmente a soñar. En el siguiente momento en que el cerebro está conectado para soñar, de pronto te ves conduciendo el coche, te ves llevando el atuendo. Y, de hecho, estás viviendo en esa realidad futura en el momento presente. Y así, la persona apasionada que hace esto, el pensamiento que genera en su mente acerca de conducir el coche o llevar el nuevo vestuario, en realidad se convierte en la experiencia, y el producto de una experiencia se llama Emoción.

De modo que cuando empiezas a sentir que estás en ese futuro, tu cuerpo es la mente inconsciente que no conoce la diferencia entre la experiencia que está creando la emoción y la emoción que estás fabricando solo con el pensamiento. En ese momento, el cuerpo realmente cree estar viviendo en la realidad futura en el momento presente. Y podríamos decir que el cuerpo está recibiendo un muestreo emocional del futuro. Y cuanto más fuerte es la emoción que sientes de ese suceso interno, más alterado te sientes por dentro, más atención le prestas a lo que lo está causando (el pensamiento en tu cerebro) y podríamos decir entonces que así es cómo comienza el condicionamiento.

Empiezas a condicionar tu cuerpo para empezar a vivir más en el futuro que en el pasado. Es importante, porque si te levantas y sientes que eres el dueño de ese auto y sientes que estás hermosa usando ese vestuario, mientras puedas sentir ese sentimiento no estarás buscando un pensamiento o una emoción porque percibes que eso ya sucedió. Ya no estás en carencia. Pero cuando vuelves a tus cabales, y tus sentidos dicen: "¿Dónde está el automóvil? ¿Dónde está el vestuario?" vuelves a la separación y a la carencia. Entonces, ¿qué haces? Te esfuerzas más, tratas de predecir, tratas de controlar, luchas por ello, fuerzas, manipulas, compites, haces todo lo que puedes para conseguir lo que quieres, porque en la realidad 3D crees que eres materia tratando de cambiar la materia, y cuando lo hacemos, solo tenemos una cierta cantidad de habilidades para conseguir lo que deseamos.

Vivir en el estrés es vivir en la supervivencia. Y el estrés es cuando tu cerebro y tu cuerpo no están concentrados en la homeostasis. La respuesta al estrés es lo que tu cerebro y tu cuerpo necesitan para volver a ordenarse. Todos los organismos en la naturaleza pueden tolerar estresores de corta duración. Cuando un ciervo es perseguido por una manada de coyotes, ni bien los deja atrás vuelve a pastar, vuelve a equilibrar su homeostasis. Pero durante ese evento, cuando el ciervo está percibiendo el peligro o la amenaza, en el momento en que sucede, se inician cambios en su sistema nervioso simpático, hay una excitación, y todas esas energías se movilizan para responder a una amenaza de su entorno.

El punto importante es que la activación de esas sustancias químicas agudiza los sentidos y hace que nos volvamos materialistas. En otras palabras, bajo la presión del sistema de luchar o huir, estando en supervivencia, no es el momento de crear, de abrir el corazón, de aprender, de comunicarse, de quedarse quieto y meditar. Y ciertamente no es el momento para ser vulnerables. Es el momento para correr, luchar y esconderse, y la fisiología de esa respuesta moviliza una enorme cantidad de energía y cambia la fisiología corporal al modo de emergencia.

Entonces, cuando estamos en ese estado y alterados, nuestro enfoque en el mundo material se estrecha porque nuestros sentidos se agudizan. La activación de esas sustancias químicas hace que le prestemos atención a algo material. Nos volvemos muy estrechos de miras o centrados en un objeto. Para el corto plazo eso es grandioso, pero muchas personas se habitúan y entonces solo ven la partícula en la física cuántica y no ven otras posibilidades. De hecho, si estás viviendo en un estado que para la mayoría es de alrededor del 70% del tiempo, y viviendo en supervivencia durante ese largo período, lo que alguna vez fue muy adaptativo se convierte en nada adaptativo, porque cuando recurres a esa respuesta de estrés no puedes desactivarla, ya sabes, vas derecho a alguna enfermedad, no hay energía en tu entorno interno para el crecimiento y la reparación, toda tu energía se ha movilizado para alguna amenaza externa del medio ambiente.

Entonces, la activación de esas sustancias químicas es como un triple capuchino: obtienes una descarga de energía. Las personas tienden a asociar esa descarga de energía con sentir algo, de modo que empiezan a usar sus problemas y las condiciones en su vida para reafirmar la necesidad de ese caudal de energía, así que en cierto sentido se vuelven adictas a esa clase de vida que ni siquiera les gusta.

Y por eso el gran cambio es tan difícil, porque una adición es algo que piensas que puedes parar. Las personas se vuelven muy dependiente de la excitación del mundo externo para sentir algo en su mundo interno. Así que si no hay un Tiranosaurio Rex fuera de la jaula, sino un compañero de trabajo en el cubículo de al lado y estás viviendo en el juicio, el resentimiento o el miedo y la excitación, tu ira, frustración o impaciencia, esas sustancias químicas son las que realmente están teniendo el efecto más dramático, y solo depende de ti.

Si puedes pensar en tus problemas y activar la respuesta al estrés solo con el pensamiento, entonces puedes volverte adicto a tus propias tramas. Y si es un hecho que los genes se regulan gracias a las hormonas del estrés y puedes activar esa respuesta solo con el pensamiento, obviamente tus pensamientos te enfermarán.

Cuando comienzas a entender que se trata de un mal manejo de tu atención y energía, empiezas a tomar mejores decisiones. Entonces, con la descarga de adrenalina y cortisol, tu cuerpo se excita y aumenta la tensión en él. La activación de esos químicos lleva a tu cerebro a un estado muy, pero muy elevado llamado “patrones de ondas cerebrales Beta altas”. Y cuando estás en ese estado Beta alto y estás agitado y sientes que no puedes predecir el resultado, tienes la percepción de que algo va a empeorar, que no puedes controlar algo. Esto es exactamente lo que activa la respuesta al estrés. Entonces, cuando estás en ese estado y tienes el estímulo de esas sustancias químicas, lo primero que haces es comenzar a tratar de controlarlo todo. Entonces cambias tu atención de una persona a otra persona y a otra, y a otra cosa, a otro problema, a otra reunión, a otro lugar, a tu teléfono celular, a tu computadora, a la ropa para lavar.

Y cada uno de esos elementos tiene una red neurológica en tu cerebro. Tu cerebro está mapeado con todo lo que conoces en tu vida. Así que cuando empiezas a cambiar tu atención de uno a otro, si midieras el cerebro al hacerlo, verías que es como una tormenta eléctrica en las nubes. En tu cerebro está teniendo lugar una desregulación o incoherencia muy, pero muy significativa. Y ese estado de ondas cerebrales Beta altas hace que estés demasiado concentrado y demasiado analítico y demasiado crítico contigo mismo y con todo lo que te rodea. Así que tiene todo el sentido que si te estás analizando dentro de alguna emoción perturbadora, harás que tu cerebro empeore. Lo hemos visto miles de veces. De hecho, no sólo empeorará tu cerebro, sino que lo conducirá más aún a esos estados de excitación más elevados y ese estado hace entonces que no quieras ir a tu interior. Tienes que estar atento a tu cuerpo y a tu entorno y vas a estar pensando cuánto tiempo durará esto. "¿Cuánto tiempo voy a vivir en esa incomodidad?"

La realidad 3D solo está referida a tu cuerpo y al medio ambiente y al tiempo lineal, así que las hormonas del estrés hacen que te vuelvas muy limitado en espacio y tiempo, y cuando activas esa respuesta, te extrae de este campo invisible de energía, de luz e información que rodea tu cuerpo. Esa es la fuerza vital, y la estás convirtiendo en química. Y cuando lo haces, el campo que rodea tu cuerpo se encoge un poco. Te conviertes en más materia, menos energía, en más partícula, menos onda, y entonces, como materia, comienzas a tratar de cambiar la materia para forzar los resultados. Si haces eso durante un periodo de tiempo prolongado, luego no tienes energía para sanar, no tienes energía para crear en el futuro. En realidad, has utilizado la fuerza vital de tu cuerpo, sus reservas.

Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Qué hemos descubierto? Que una parte de la fórmula es cambiar de lo que llamamos un enfoque de convergencia, un enfoque estrecho en algo material a empezar a ampliar el enfoque, cerrar los ojos y abrirlo en lugar de restringirlo, ampliarlo con un enfoque divergente, abrirlo hacia afuera. Entonces, cuando empiezas a hacerlo, comienzas a ir en contra de ese hábito. Las personas lo hacen durante unos pocos segundos y luego vuelven a ese hábito, pero si uno sigue enseñándoles cómo hacerlo y ellas continúan abriendo su conciencia al espacio, a nada material, al acto de sentir y sintonizarse con la frecuencia, eso hace que dejen de analizar y pensar. Y cuando dejas de pensar y no estás analizando, estás percibiendo, estás sintiendo, y cuando haces eso y piensas menos empiezas a ralentizar tus ondas cerebrales y dejas de poner en movimiento la mente analítica.

Todo el propósito de la meditación es ir más allá de la mente analítica. Lo que separa la mente consciente de la mente subconsciente es la mente analítica. Si puedes cambiar tus ondas cerebrales y llegar más allá de esa mente analítica, estarás separado del sistema operativo donde existen todos esos programas subconscientes.


Por Joe Dispenza
Título en inglés: Using the quantum field to create extraordinary health
Tomado del Preview – Hay House HEAL Summit
Desgrabación y traducción: Susana Peralta
https://www.discover.hayhouse.com/heal-summit-homepage/#lp-pom-block-4937

241 lecturas

1 Comentario de lectores

06/04/2021

Solo me queda el agradecimiento y admiración para con el Sr Joe Dispenza. Es maravilloso ir experimentando como caen los velos a medida que uno se adentra en su lectura.
Gracias!!!!


Monserrat desde Argentina