La personalidad II.

Varios/Otros


El clarividente puede ver que la luz pequeñita (de la Época Lemúrica) del átomo-permanente físico se ha alargado y comunicado con el del cuerpo de deseos y con el mental y que, a su vez, el cuerpo causal va creciendo. Así es como la personalidad, renacimiento tras renacimiento, construye y controla cada vez mejor su cuerpo físico, tiene deseos, anhelos y sentimientos más elevados y refinados y, a la vez, lucha y aspira a tener un cuerpo mental más en sintonía con sus ideales. Esto hace que el Ego sea más consciente en su propio plano y que se interese por la vida de sus propios vehículos. La luz que ilumina los tres átomos-simiente se hace notar también en el cuerpo causal y, aunque el hombre no se dé cuenta, el Ego comienza a impresionar a la mente. Solo cuando se es discípulo comienza la personalidad a centrarse en la vida del Ego, o sea, el Ego comienza a tener más control directo sobre sus vehículos. Sólo así, forzando voluntariamente la conciencia hacia los planos espirituales y dominando en los tres mundos inferiores puede expresarse el Ego física, emocional y mentalmente. Esta es la forma en que el cuerpo causal comienza a irradiar la luz que atraerá la atención de los Maestros, y el aspirante, probacionista o discípulo que consigue llegar a ese punto y persiste y se sacrifica por su propio desarrollo, sentirá que la conciencia del Ego desciende hasta su cerebro para dirigir su vida

Con lo explicado hasta ahora podemos extraer la conclusión de que la personalidad es la fusión de tres fuerzas mayores en el cuerpo físico, pero que éste se verá dominado progresivamente por el Alma gracias a varios tipos de influencias. La primera influencia que el Alma hizo con lo que hoy llamamos personalidad tuvo lugar hace millones de años (en la Atlántida) cuando obtuvimos el germen de la mente actual; entonces la relación con el Triple Espíritu hizo posible (con la ayuda de otros seres superiores) que obtuviéramos conciencia propia y que el Alma tuviera la puerta abierta para poder hacer su trabajo futuro sobre sus vehículos; esto es, el Alma se apropia de los cuerpos y los ha ido desenvolviendo en cada renacimiento. La segunda influencia es cuando la inconsciente personalidad en su peregrinar entre renacimientos, busca solución a sus problemas, necesidades, sufrimientos, etc. y pide ayuda instintivamente (al Alma o Yo superior) a algo superior; de este modo el Alma comienza a ejercer más fuerza sobre la personalidad con tal de guiarle. La tercera influencia es donde el Alma lleva a la personalidad hasta las iniciaciones en las regiones superiores del mundo del pensamiento como continuación de los trabajos realizados en el mundo físico y en el mundo de deseos o, dicho de otra forma, en la épocas Lemúrica, Atlante y Ariana actual.

Actualmente podríamos dividir a la humanidad en tres grupos según su estado evolutivo, estos son:

1.- Los que utilizan su poder egoístamente y para fines personales guiando a otros por caminos inciertos.

2.- Los que están despertando a la vida superior y son los más avanzados de estos últimos.

3.- Los que libremente influyen y proporcionan a la raza las mejores condiciones para que pueda desenvolverse y llegar a un estado de perfección.

Sin embargo, la personalidad como tal, no deja de ser una especie de animal o autómata que recibe ciertos impulsos superiores, y como ejemplo de ello podemos poner al médium que es impulsado por la naturaleza inferior del deseo de la cual es expresión el cuerpo físico. El tipo común de personalidad casi no tiene iniciativa propia porque está influido por la conciencia, ideas, costumbres y enseñanzas de las masas y de los que le rodean. Responden sin apenas razonar y según las ideas de las mayorías, y son arrastradas por los impulsos y la demagogia de otros.

La verdadera personalidad es quien actúa coordinadamente gracias a sus cualidades físicas, a la estabilidad emocional y al desarrollo mental alcanzado; es un hombre que tiene sentido del destino y somete a la disciplina a su naturaleza inferior gracias a la fuerza de la voluntad. Una personalidad avanzada o integrada es la que fusiona su naturaleza física, emocional y mental y, por tanto, funciona como uno solo bajo la voluntad de la personalidad. Esta fusión se está realizando (principalmente) ahora durante la raza Aria pero es muy posible que dure unos miles de años aproximadamente. La meta de la actual raza aria es que haya una coordinación entre el Alma y la personalidad, y eso se conseguirá gracias al enfoque del Alma sobre el cuerpo de deseo. Los que ya son discípulos coordinan el Alma con la mente y el cerebro pero no con el cuerpo de deseos, y una vez que purifican la personalidad se coordinan con la Jerarquía que guía los destinos del mundo.

Todos los cuerpos de la personalidad son necesarios y cumplen una misión importante. Los sentidos del cuerpo físico son órganos por medio de los cuales nos damos cuenta de todo lo que nos rodea, o mejor dicho, son los medios necesarios para que el pensador u observador se ponga en contacto con el medio ambiente donde se encuentre su cuerpo físico. Estos hechos le facilitan información para que pueda investigar en el mundo físico; para que pueda adquirir experiencia; para que pueda ampliar su conciencia; para afirmar su individualidad; para que pueda adquirir conocimientos; para revelar al no-yo y permitir al Yo diferenciar entre lo real y lo irreal, entre lo verdadero y lo falso.

La mente es el cuerpo más elevado y se encuentra en el mismo mundo que el Yo superior. Esta mente es la que diferencia al hombre de los animales y es el principio individualizador que hace que el hombre se dé cuenta de que existe, siente, conoce y piensa. La mente representa la voluntad activa del Yo que se desarrolla gracias a las vidas contenidas en la esfera de influencia de su existencia. Gracias a la mente podemos discriminar entre lo que es la conciencia del yo y el mundo externo; entre uno mismo y los demás; entre el Ego y la personalidad. Las regiones mentales contienen tres aspectos: Su mente inferior o mente concreta que es el principio razonador; el Yo o Alma; y la mente abstracta que custodia las ideas y todo aquello que lleva iluminación a la mente inferior. Cuando un aspirante espiritual obtenga y ponga en práctica su entrenamiento, la mente se convertirá en un relejo del Alma y la naturaleza inferior de los cuerpos se convertirán en servidores del Alma. Encones el Alma se expresará en la Tierra por medio de la mente; la mente superior puede hacer expresarse a la mente inferior únicamente cuando el Alma, la mente y el cerebro están alineados y coordinados. El probacionista debe aprender a controlar y a ampliar conscientemente la mente para que pueda recibir comunicaciones de los tres mundos inferiores; del Alma para convertirse en discípulo; y del Triple Espíritu que actúa como intermediario entre el cerebro de la personalidad y la monada.

El principio de vida en el hombre, relacionado con el Espíritu, el Alma y los cuerpos se manifiesta:

1º.- Como voluntad directora, propósito o incentivo. Es la energía que le acompaña en el renacimiento y está con la personalidad hasta que ésta se desintegra; es el Espíritu inmanifestado que, en el hombre, desarrolla la voluntad para vivir, para progresar, actuar, etc.

2º.- Como fuerza o cualidad esencial que diferencia a los hombres, produce disposiciones de ánimo, deseos, cualidades, complejos, sentimientos, etc. produce una actividad vibratoria en cada cuerpo dando su particular tipo de forma.

3º.- Como actividad sobre el cuerpo físico es la suma total de esos pequeñas vidas que componen los órganos; este aspecto de la vida actúa por medio del cuerpo etérico y más concretamente sobre el bazo.



Francisco Nieto
http://francisconietovidal.blogspot.com

6824 lecturas

1 Comentario de lectores

12/08/2013

GRACIAS AMADOS HERMANOS, POR TRANSMITIRNOS ESTOS MENSAJES QUE NOS AYUDAN AL CRECIMIENTO ESPIRITUAL; YA QUE NOS RECUERDAN NUESTRA ESENCIA DIVINA.
LOS ABRAZO DESDE MI CORAZÓN FRATERNAMENTE.

Eva Adelina desde Mexico