El Espiritismo: Aspectos positivos y negativos del Espiritismo.

Varios/Otros


Ya se ha dicho que el Espiritismo ha sido estudiado y practicado por una gran cantidad de instituciones desde tiempo inmemorial. Y también se ha declarado que tal manera de comunicación con los espíritus dé los fallecidos no sólo es posible sino que puede utilizarse con fines muy diversos, según sean las personas y entidades que intervengan en cada caso. Veremos, ahora, cómo actuaron y actúan los elementos inspirados por un fin benéfico, noble, elevado y sus correspondientes consecuencias; y después, veremos lo contrario. En las Hermandades ocultas, de todos los tiempos, y en las instituciones de investigación científica de propósitos culturales y humanitarios, siempre se tuvo gran cuidado en seleccionar a los participantes en tales prácticas, por lo mismo que ya explicáramos con relación a la Ley de Causas y Efectos, o Ley Cósmica de Causación.

Por tal razón, los espíritus evocados eran de categoría superior, o por lo menos de un grado evolutivo mayor al común de los mortales. Así se aseguraba una comunicación perfecta y un resultado positivo en los contactos. Cuando un grupo de personas que han logrado superar su YO interno, y purificar su mente y su alma, proceden a tal trabajo, nunca lo hacen empíricamente ni en público. Tales grupos cuidan mucho de aislarse de las interferencias perjudiciales, y de las influencias negativas de personas no calificadas para dichas relaciones. De tal manera se asegura la posibilidad de concurrencia de espíritus bien intencionados y dispuestos a trabajar con elevación, nobleza y amor. Y debe saberse que en esos planos invisibles de la Naturaleza nadie está ocioso, como pudiera creerse con las pueriles explicaciones que ciertas religiones pretenden dar sobre el "más allá".

Esos "cielos" de concepción infantil que nos muestran -particularmente el Catolicismo- , las diferentes iglesias cristianas reformadas, vulgarmente llamadas protestantes, el islamismo o religión musulmana, derivada del cristianismo, y una serie de sectas modernas vinculadas a dichas religiones, son verdaderos frutos de la ignorancia extendida en Occidente por los siglos de obscuridad, egoísmo y avaricia de quienes recibieron un Mensaje Divino de Cristo y no lo supieron conservar en toda su pureza y amplitud.

Porque en los fundamentos de la doctrina cristiana y de sus primitivas y puras enseñanzas estaba presente, a cada paso, el conocimiento y la verdad de las viejas religiones que sabían y practicaban el espiritismo con fines de superación y de altruismo. Y los mismos padres de la Iglesia, en los primeros años y siglos lo enseñaron y lo practicaron, como los grandes iniciados de la antigüedad. Ese conocimiento oculto del más allá fue el secreto de la fuerza heroica demostrada por los primitivos cristianos ante las bárbaras torturas y los cruentos sacrificios a que fueron sometidos los mártires cristianos de los primeros siglos. Y esa fuerza irreprimible dio el triunfo a la naciente religión.

Pero, con el correr de los siglos y la paulatina desmoralización de los conductores en la Edad Media, al ocultar primero, y combatir después tal enseñanza que perjudicaba su ambicioso anhelo de construir un imperio mundano a imagen y semejanza de los reinos de la Tierra, en lugar de asegurar una senda positiva para los reinos celestiales, fue la causa de la corrupción en que se hallara el cristianismo en los finales del medioevo, y de todas las sangrientas luchas que vinieron después con la Reforma. Y quienes lo practicaron en secreto fueron llevados a la hoguera de los tiempos terribles de la Inquisición, como herejes y brujos...

Como veníamos diciendo, en esos "cielos" nadie está ocioso. Se trabaja de continuo por lo mismo que no hay cuerpos físicos que requieran de reposo cada cierto número de horas. Y cuando se ha llegado a los niveles altos o intermedios, ya todo se encamina al cumplimiento de la Ley de Amor Universal. Y si en la Tierra, una persona o un grupo de personas se ocupa de hacer el bien y prodigarlo, esos espíritus desencarnados los ayudan. Y es fácil entender que si pueden ayudar sin que el encarnado se entere, mucha mayor ayuda se puede obtener cuando se trabaja de común acuerdo. Y ésta es una de las grandes fuerzas cósmicas que entran en juego para la superación de todas las humanidades y de todos los pueblos.

Las Hermandades secretas que de esa manera han trabajado miles de años, han hecho más por el Progreso y por la Civilización, así con mayúsculas, que todas las religiones juntas...

Empero, si consideramos los aspectos negativos, debemos saber cómo evitar los males que, también, son susceptibles de producir los malos usos de esta ciencia. Pues si un grupo de personas mal intencionadas llega a pactar con los espíritus inferiores, que son los verdaderos "demonios", los resultados han de ser tan malignos como de malignos sean quienes en ese caso intervengan. La brujería popular, cuando no es materia de estafa y de farsa para engañar a los incautos, puede, igualmente, hacer tanto daño como bien hacen los otros. Así ha pasado en todos los tiempos. Ya sabemos que el BIEN y el MAL marchan a la vera del camino en todas partes; y si han existido Hermandades de Hijos de la Luz, también ha habido cofradías tenebrosas de Hijos de las Tinieblas...

Y en ellas se ha practicado todo lo que de maligno y detestable pueda tener cabida en el alma humana. Y como los espíritus no dejan de ser lo que eran al pasar al otro plano, una alianza de tales condiciones puede lograr abominables resultados.

Ejemplos existen muchos en la Historia... Más no sólo es susceptible de hacer daño un espiritismo de tal clase, a los demás. Las primeras víctimas de tales prácticas son los mismos que las ejercen. Ya lo dijimos antes. La multitud de seres que pueblan las bajas regiones del Plano Astral, por su mismo atraso, por su misma inconsecuencia y maldad, en su obscura inteligencia aún no desarrollada ni depurada, no tiene el menor escrúpulo de burlarse y hacer daño a los mismos que los evocan. Y como su atraso evolutivo todavía no les permite vislumbrar las altas cumbres de la Evolución y los luminosos mundos que esperan a quiotes han logrado subir más escalones de la Vida, al morir están desesperados por haber perdido su cuerpo físico y tratan, a toda costa, de procurarse uno nuevo, robándolo, si pueden, al incauto que se atreva a conectarse con ellos.

Esta es la razón de muchas locuras incurables y de muchos trastornos psíquicos incomprensibles y rebeldes a la psiquiatría. Y, del mismo modo, muchos accesos de furor que terminan en la delincuencia, sin que sus autores puedan, más tarde explicárselos ellos mismos, son, en verdad, casos reales de posesión de un alma débil por uno de aquellos malignos intrusos que se han apoderado del incauto e indefenso YO del encarnado...

En casos menos graves, las personas que tratan de comunicarse con los "muertos", sin tener la debida preparación y adelanto, se exponen a ser víctimas de las más desagradables supercherías, pues caen en manos de seres que se entretienen en burlarse de los ignorantes y de los crédulos. Esto es la mayoría de los casos en las sesiones de espiritismo empírico y con grupos heterogéneos. Al no descender a ellas sino espíritus mediocres, frívolos, y dados a todo lo que fuera una vida común y grosera, sus resultados no pueden ser otros que los que se obtendría de reuniones entre encamados con igual nivel social, intelectual y moral... exactamente lo mismo que en la Tierra, con el agravante de que no se sabe con quién se está tratando ni se le puede castigar, como se haría en este mundo ante un engaño, una estafa o una burla...

Y no sólo hay engaños y burlas provenientes de los espíritus. Hay, también, mediums farsantes y operadores que tratan de sacar partido y lucro a costa de los incautos e ignorantes. Gran parte de las "sesiones de espiritismo" que sé realizan en muchas partes, en muchas casas, solamente son superchería y teatro organizados por chantajistas y estafadores que procuran negociar en su beneficio a costa de los necios que les creen todas sus artimañas. Una persona que se precie de honrada y que conozca la verdad del Espiritismo, jamás se presta para farsas ni para bajas maniobras de lucro personal, sean los médiums o los que los soliciten. Porque es necesaria, a veces, una gran experiencia en la materia para no dejarse engañar por falsos mediums que llegan a realizar verdaderos alardes de prestidigitación para embaucar a los crédulos clientes.

Pero, quien posea una buena experiencia en el asunto, puede descubrir fácilmente los muchos trucos a que se exponen los incautos e ignorantes en el tema.

Vemos, pues, que no es recomendable incursionar en el espiritismo sin una adecuada preparación, espiritual y técnica. Y vuelvo a sugerir, a los que esto deseen investigar más profundamente, el estudio de los magníficos libros de Allán Kardec recomendados anteriormente.


Extracto de Mi preparación para Ganímedes
de Yosip Ibrahim

401 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo