De Lucifer y la oscuridad. II

Varios/Otros


¿Es de extrañar que seáis miedosos como raza?

El miedo, el extremo opuesto de la confianza, se aloja desde hace tanto tiempo en vuestro interior que es como si esa emoción se hubiese grabado permanentemente en vuestro código. Os han manipulado genéticamente, fuisteis atrapados en la red, y os han enseñado a creer que sois los huérfanos del universo. Lo han hecho deliberadamente, pues como Dioses por derecho propio habríais sido incontrolables, seres librepensadores; y en aquel entonces, en el momento de la siembra, eso era inaceptable para ellos, como lo es ahora, cuando los descendientes de los Anunnaki se enfrentan con dificultad a la maniobra de poder más descomunal de su existencia.

Considerad esos granDiosos líderes de vuestros tiempos recientes, cuya aparición, por demás breve en el reino de la Tierra, se manifestó en papeles de liderazgo con la intención de ayudaros a que os liberéis: Gandhi, Anwar Sadat, John E Kennedy, su hermano Robert, Martin Luther King, Yitzhak Rabin, Mijail Gorbachov y otros. Incluso el Cristo, Jesús de Nazaret, fue un revolucionario que se rebeló en contra de la autoridad y la jerarquía religiosa de su época para mostraros el camino al Reino interior. ¿Lo habéis olvidado?

Estos Seres de Luz incitaron la paz en vuestro planeta, la hermandad y la unidad entre vosotros. Ellos fueron, sencillamente, una voz demasiado peligrosa, pues su claridad, convicción y carisma bastaron para instigar comportamientos de desobediencia e inspirar en vosotros el deseo de la verdadera liberación, y el Poder lo sabía. Por eso fueron eliminados.

No os estimulan ni educan para la verdadera búsqueda de la igualdad, la libertad y vuestro derecho a cuestionar a la Autoridad. Solamente se os permite la ilusión de vuestra independencia, y esa concesión se hace únicamente porque el Poder sabe que tenéis que tener algún rayo de esperanza a fin de funcionar eficientemente para ellos. En caso contrario, os cerráis por completo, os volvéis completamente inútiles y finalmente os rebeláis, como se ha visto en esas fronteras demográficas dictatoriales (a las que denomináis «países»), donde el pueblo ha sido mantenido en total sumisión. Con la experiencia han aprendido que es mucho más fácil controlaros si os alimentan con fantasías de libertad. Las sutiles manipulaciones de la prensa y las comunicaciones son instrumentos de manejo mucho más efectivos que la omnipotencia de la cadena y el grillete.

Sin embargo, en el perpetuo despliegue del karma, la rueda está girando, y ahora quienes tienen miedo son ellos, la élite de poder, pues hasta cierto punto realmente se dan cuenta de lo que está sucediendo. Saben que se hallan al borde, a punto de deslizarse al vacío de la zona gris, porque comprenden que el experimento está casi terminado y la Tierra (como la conocemos) está muriendo. Vosotros, la raza humana, os estáis hartando del paradigma materialista que os ha motivado a lograr sus objetivos durante tanto tiempo y, por lo tanto, ellos andan en grandes afanes para encontrar una solución, pues dentro de poco ya no quedará nada que quitaros.

No entienden del todo lo que está aconteciendo en el cuerpo de vuestra Deidad Solar en estos momentos, porque se hallan tan atados a la tercera dimensión que no pueden concebir la ascensión del sistema solar entero; pero tienen miedo, pues hace mucho tiempo su planeta fue expulsado de su órbita por un suceso celeste tal como éste.

No pueden imaginar que muchos de vosotros os trasladaréis junto con el planeta mientras ellos se quedan prisioneros de su propio karma. Más aún: tan convencidos están de vuestra inferioridad, que no pueden aceptar que vosotros avancéis hacia estados más elevados del ser mientras ellos permanecen en la oscuridad, aferrados a lo físico. O peor aún, que sean lanzados al vacío, a la zona gris, atrapados entre las dimensiones.

Aún no han entendido la naturaleza del Espíritu, que todo está en un estado de transformación, de moverse en ascenso. Incluso ellos están evolucionando en dirección a la luz, por más lento que sea.

Ésta es una clave para vuestra comprensión de la dualidad y la polaridad, y este conocimiento será en extremo crucial para vuestra ascensión, una vez que verdaderamente lo incorporéis a vuestra conciencia:

Aun los seres más oscuros,
reflejos del Todo-lo-que-es,
viajan por la espiral de la ascensión
para llegar finalmente a la Luz,
pues ésa es la naturaleza del Espíritu.

Estáis emergiendo de las sombras de vuestro pasado, os estáis convirtiendo en seres libres en todo el sentido de la palabra, pero antes tenéis que atravesar la negrura, el proceso de explorar vuestros miedos más profundos como un pueblo y como individuos.

Debéis tener valor y convicción. Entonces, a medida que exhibáis vuestra fortaleza al confrontar esos rincones oscuros de vuestro interior, os daréis cuenta de que vuestros miedos eran infundados y vacíos. Será necesario que expreséis libremente vuestra verdad, que cuestionéis el dogma del pensamiento establecido, la religión y el gobierno, y que os deshagáis de las cadenas del consumismo, así como de fomentar el animal en vosotros.

Igualmente importante será vuestra aceptación de estas actitudes en los demás, vuestra receptividad frente a las ideas y filosofías que se desarrollan a vuestro alrededor, las cuales tenéis la libertad de aceptar o descartar a voluntad. Lo que cuenta es que vuestra mente permanezca abierta tanto a la verdad ajena como a la vuestra propia, pues una vez que tenéis una fijación con vuestras convicciones perdéis la fluidez de pensamiento y la receptividad al cambio que caracterizan la aceleración de la mente y el corazón del acuariano.

Además, necesitáis aprender el perdón, pues ésa es la expresión suprema de vuestra divinidad. Sabed que cada ser —cada ser sin excepción— está en esa espiral con vosotros. No importa con cuánta intensidad puedan algunos aferrarse a sus mantos oscuros, siempre hay una chispa de luz interior en todos los seres conscientes de todas las dimensiones.

Os hemos dicho que la luz es conciencia, y que toda la vida, de algún modo, es plenamente consciente. Estamos unidos en nuestra travesía, vamos de regreso a nuestro origen. Algunos deciden poner una enorme energía en la oscuridad, otros se mueven rápidamente hacia la luz; sin embargo, reiteramos, eso es un reflejo del libre albedrío. Confiad en que es así y que sois libres de perdonar y aceptar a quienes se quedan atrás. En lugar de temer la oscuridad, la podéis llenar de luz.

Éstas son las decisiones que estáis tomando ahora, que vuestra aceleración está llegando a niveles vibratorios más altos y experimentáis una expansión tan sublime en el corazón.

Id tras la belleza que abunda a vuestro alrededor, en lugar de enfrascaros en la fealdad de los cuentos sensacionalistas de vuestros meDios de comunicación y esas imágenes holográficas de violencia y depravación que se transmiten por vuestros televisores y computadoras. Buscad la belleza y la encontraréis. ¿Qué estáis esperando? Tenéis derecho a poseer el conocimiento que os han ocultado; es vuestra prerrogativa recibirlo y compartirlo, y las redes de comunicación están abriéndose para vosotros ahora más que nunca.

Tenéis el derecho y la facultad de hacer que brille la luz en los rincones oscuros de vuestra ignorancia y de liberaros a vosotros mismos y al planeta de esa atadura.

De no ser así, será estéril y vana cualquier tarea que emprendáis como viajeros del espíritu. Mientras no entréis en las cavernas de vuestro terror más negro y dejéis que el torrente de las aguas estancadas de vuestra memoria fluya libre para siempre, no podréis llegar hasta la luz blanca, donde la polaridad y la oscuridad se resuelven. Si no tendéis la mano a los demás para que hagan los mismos descubrimientos, magro será el fruto de vuestras revelaciones solitarias, pues el amor es para compartirlo.





Extracto del libro: "El Cosmos de Alma".
Un despertar para la humanidad.
Capítulo XII - De Lucifer y la oscuridad
Patricia Cori.

8537 lecturas

2 Comentarios de lectores

03/04/2012

Desde Los Tiempos Remotos,..El Hombre Fue Despojado De La Luz,..La Energia Propia Con La Que Fue Provisto Para Recorrer Los Caminos De La Inmensidad Del UNIVERSO,.Para Comunicarse Con Su Creador,...Para Vivir en La Unidad y La Armonia,...Desde Aquellos Lejanos Tiempos Se Vive En La Angustia,..En EL Temor y El Miedo,..En La Incertidumbre Por No Saber Cual Es Su Destino,...Por Eso Debemos Invocar La Luz Que Proviene Del Padre Atravez Del Hijo Unigenito Cristo Jesus,..Para Recibir La Fuerza,.El Poder,...La Potestad De Los Cielos, Para La Conquista Del Reino Celestial,...El Fundamento De Todo Esto Es El Amor,..La Fe y La Esperanza En El Señor Jesucristo,..Que Es Rey De Reyes y Señor De Señores,...Yo Amo a Mi Señor Para Siempre,..El Me Dara La Corona De La Vida,...

Ausencio Ramirez Antunez desde Mexico

03/04/2012

Gracias por tan hermosos conocimientos!! Es cierto que cuando los vemos, recordamos lo conocido desde mucho tiempo atrás....
entonces, podemos medir lo que hemos crecido como Humanos!!
Bendiciones a todos los que nos "despiertan" los recuerdos y nos hacen sentir así: "Humanos Galácticos"!!! Gracias!!!!

Alicia desde Argentina