La Serena Expectación y los ángeles

V.B. Anglada


Texto 1:

"La conquista de la autoconciencia ha exigido de los hombres un tremendo y prolongado esfuerzo, y la sensación de este esfuerzo y su prolongación en el tiempo son una de las causas principales por las cuales los Ángeles no han logrado introducirse todavía en los ambientes sociales de la humanidad. De ahí que unas de las principales cualidades argüidas por el Maestro como propiciadoras del contacto dévico fueron siempre la de la sencillez de mente, pureza de corazón y parquedad de palabras. En estas tres sencillas reglas circunscribió siempre el Maestro el proceso del reconocimiento dévico, el contacto consciente con su maravilloso mundo y la ulterior fusión de auras, angélica y humana. Sintetizaba las tres reglas en una clara e inspiradora frase, SERENA EXPECTACIÓN. La serena expectación ha sido desde el momento en que fui admitido en el Ashrama del Maestro, la nota clave de mi vida, pues no hay sentencia que mejor refleje el propósito de un discípulo, henchido de nobles aspiraciones espirituales."

"Tanto para el contacto dévico como para el entrenamiento iniciático, la serena expectación constituye el verdadero Sendero interno -nos decía el Maestro. Incluso para comprender el significado de mis palabras o el ritmo del entrenamiento, precisaréis siempre el estado psicológico de serena expectación. Los Ángeles son unas vidas muy distintas a las de los hombres en ciertos aspectos, aunque todas las corrientes de vida dimanen del Corazón silente de la Divinidad. No podéis acercaros a ellos según vuestros métodos de juicio analítico utilizados en vuestros ambientes sociales, los cuales son a veces muy complicados, sino acogiéndoos a la Ley que rige su mundo, que es de paz pero también de un increíble dinamismo. Son las fuerzas de la Creación , son la electricidad, el fuego vital que mora en el espacio y el extraordinario dinamismo que rige la vida sustancial de todos los seres y todas las cosas dentro del "círculo -no-se-pasa" solar. Existen en todos los Planos y en todos los niveles. De ahí el gran enunciado esotérico "hay un Deva para cada hombre y un hombre para cada Deva", que parece sellar ese pacto de amistad suprema que en etapas ulteriores unificará en un solo Reino a los Ángeles y los hombres."

Fuente: "Diario Secreto de un Discípulo", Capítulo VIII

http://www.sabiduriarcana.org/libro-dsd1d-esp.htm



Texto 2

Es un hecho para el investigador esotérico que a los devas, o moradores del Espacio, a través de los cuales se realiza la obra mágica de creación y estructuración de todo tipo de formas, hay que invocárseles mediante sonidos, palabras o mántrams, ya que el proceso mágico gracias al cual evolucionan depende del grado de “expectación” que hayan logrado desarrollar en el supremo arte dévico de “escuchar los sonidos” que se elevan de todos los niveles en la vida de la Naturaleza , desde el humilde canto o voz de un insecto hasta el potente e incomprensible Mántram emitido por el más glorioso Adepto espiritual.

De ahí que en los Ashrams de la Jerarquía se les enseña a los discípulos el arte supremo de emitir voces o sonidos mágicos, correctos y apropiados para “invocar” a los devas de los niveles físico, astral y mental a los cuales su evolución individual les permite acceder y recibir las adecuadas respuestas y enseñanzas.

Fuente: "Magia Organizada Planetaria"

http://www.sabiduriarcana.org/libro-mop-esp.htm



Texto 3:

Poco tiempo después me sentí convocado por el Maestro. Me saludó como siempre muy afectuosamente y me dijo muy seria y gravemente: "Te he convocado muy especialmente pues vas a encargarte de hacer objetivo, lo mismo que otros hermanos, el triple proyecto de Shamballa. Vas a empezar por escribir sobre la vida de los Ángeles y durante cierto tiempo tus conferencias irán matizadas por ese aspecto de la enseñanza esotérica.

Me alegró mucho lo que el Maestro me estaba insinuando, pero una tremenda duda que asaltaba mi conciencia me hizo exclamar: "Pero, Señor, ¿qué sé yo de Ángeles, si nunca se me ha ocurrido estudiar su género de vida ni sus relaciones con los seres humanos?”. El Maestro sonrió y se limitó a decirme: "Sabes más de los Ángeles de lo que tú puedes suponer. Sólo que este conocimiento te ha sido velado hasta aquí por las sagradas leyes del karma. Mantén pues tu serena expectación y pensando en ello, irás propiciando tu entrada en los recintos de tu propio Akasha particular y recuperarás de allí todos los conocimientos adquiridos en el pasado que te sean útiles para la obra que vas a realizar".

Fuente: "Diario Secreto de un Discípulo"

http://www.sabiduriarcana.org/libro-dsd1d-esp.htm

6230 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo