Exteriorización de la Jerarquía Espiritual Planetaria.

V.B. Anglada


Exteriorización de la Jerarquía Espiritual Planetaria. (La segunda venida).

La mayoría de las personas piensan que la exteriorización de la Jerarquía Divina se va llevar a cabo cuando los Grandes Seres vengan y caminen en la Tierra, ejerciendo Sus poderes, y cambiando milagrosamente la vida en la Tierra y convirtiéndola en un paraíso. Ésta es una idea equivocada.

En el Nuevo Testamento, a la Jerarquía se le llama “el reino de los cielos”. Y cuando los discípulos le preguntaron a Cristo dónde estaba el reino de los cielos, Cristo dio una respuesta muy significativa y profunda, “El reino de los cielos está dentro de sus corazones.”

Esto es una afirmación clave y también una revelación.

Hasta que la persona no exteriorice su propio corazón en su vida, nunca verá el reino de los cielos.

Su corazón debe manifestarse a través de sus pensamientos, sentimientos, acciones, palabras y relaciones. Lo mismo se aplica a la humanidad.

A no ser que la humanidad exteriorice su corazón, la Jerarquía Divina no será exteriorizada, e incluso si la Jerarquía se exterioriza, la humanidad nunca reconocerá a los Grandes Seres.

… La Jerarquía Divina siempre ha estado aquí con nosotros. Como Cristo dijo, “Nunca les dejaré, hasta el fin del tiempo, nunca les dejaré.” Pero nunca podremos contactar y comunicarnos con Cristo y con la Jerarquía en Su totalidad hasta que nuestros corazones se manifiesten o entren en actividad.

Asimismo en Los Ángeles en la Vida Social Humana leemos: "Sea como fuere, el proceso de exteriorización de la Jerarquía y el Retorno del Avatar, dependen única y exclusivamente –en estas primeras fases del Gran Intento– de la capacidad de visión y del determinismo espiritual de los discípulos mundiales que han de destruir dentro de sí mismos y a su inmediato alrededor a todos los EGREGORES de carácter negativo que los devas inferiores mantienen substanciados y objetivamente corporizados en los bajos niveles del plano astral."

Vicente Beltrán Anglada

9043 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo