El símbolo de la Nueva Era.

V.B. Anglada


El Símbolo de nuestro Trabajo, el Símbolo de la Nueva Era.

Véase el símbolo de nuestro trabajo que aconsejaríamos fuese utilizado por todos y cada uno de los miembros que hayan decidido colaborar en una u otra de las actividades de curación que fueron anteriormente descritas y como centros de contacto y de proyección de las energías invocadas. Es el Símbolo de la Nueva Era.

Un Disco de color Dorado, que representa al Sol físico, destacándose de un ilimitado fondo color azul índigo, que como se sabe esotéricamente es el color distintivo del Segundo Rayo, característico de la Cualidad de Amor del Logos de nuestro Universo; un Triángulo de color amarillo claro, símbolo del Plano Búdico o de unidad espiritual, surge del disco de luz dorada teniendo en cuenta que en forma misteriosa cada vértice de dicho Triángulo está ocupado por una de la Tres grandes Entidades Cósmicas que canalizan las energías de la Constelación de Acuario con destino a la Tierra: el Avatar de Síntesis, el Espíritu de la Paz y el Señor Buda. Dentro de este mágico Triángulo se halla situada la Estrella de Cinco Puntas de color azul índigo, como el del fondo dentro del cual se destaca el Disco Dorado. Es el símbolo precioso del Cristo, Señor de la perfección planetaria como Dios y como Hombre, tal como reseñan los tratados bíblicos, entresacados inicialmente del "Libro de los Iniciados".

La Estrella de Cinco Puntas indica exactamente la posición de Cristo dentro de la evolución planetaria: tres vértices pertenecen a los Reinos Mineral, Vegetal y Animal, a los tres vehículos periódicos de la evolución humana y al sagrado Mántram AUM. Los otros dos vértices pertenecen por entero a la vida espiritual del Ángel Solar, el Gran Intermediario Cósmico, cuya atención va dirigida simultáneamente hacia el mundo espiritual-divino y hacia el mundo de evolución de los hombres. Es el OM, el indescriptible Mántram cuyo secreto de eternidad tiene que ser revelado por el Ángel Solar en "cierto momento estelar y, kármico de la vida evolutiva del ser humano" y es una de las infinitas promesas de Acuario en el devenir de la Nueva Era para muchos hombres y mujeres de buena voluntad. El OM y el AUM plenamente integrados constituyen la Estrella Mística del Cristo y su perfecta armonía y conjunción magnética son símbolo del Hombre realizado.

El color azul índigo de la Estrella indica indefectiblemente la relación de Cristo con la naturaleza del Logos Solar a través de la misteriosa línea del Segundo Rayo del Amor Universal, característica o cualidad distintiva del Señor de nuestro Universo o de Cristo a escala planetaria. La pequeña Cruz Blanca situada en el Centro de la Estrella es reflejo y símbolo del Gran Sacrificio Cósmico que se extiende a través del Cosmos Infinito y que en el dibujo aparece como la Gran Cruz Blanca que surge del ilimitado Fondo Azul de la Vida del Logos Solar y condiciona el Universo manifestado.

Para terminar esta exposición de trabajo creador, sólo quisiéramos expresarles la gran esperanza que sentimos por la obra que conjuntamente podríamos llevar a cabo y emprender de inmediato. Esta Actividad de Servicio podría ser para cada uno de nosotros un acercamiento conciente a la Obra que Cristo y la Jerarquía Espiritual del Planeta están realizando aquí en nuestro pequeño mundo a través de las edades. Aprovechemos pues inteligentemente la oportunidad cíclica única que nos ofrece la proyección de los luminosos Rayos de Acuario sobre nuestro planeta y que a través de los Tres Grandes Señores del Triángulo están actuando sobre la conciencia humana y sobre todos los estratos o niveles de vida aquí en la Tierra. Ello implicará, sin duda, una definida y tremenda responsabilidad que sólo la buena voluntad del corazón y el sostenido y sincero propósito de servir pueden soportar.

Como estímulo del trabajo para aquellos que decidan emprenderlo, sólo podemos decir, y somos muy sinceros al hacerlo, que la Bendición de Cristo y de la Jerarquía se derramará constantemente sobre cada una de las fases del trabajo si se actúa con fe, persistencia y decisión. Les acompañan a todos Uds. nuestros mejores deseos y las más sinceras plegarias.



Vicente Beltrán Anglada

323 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo