Mensaje del 12 mayo 2010

María


Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Queridos niños, así como lo saben, así como se les dijo, llegamos juntos, muy pronto, a acontecimientos importantes relativos a su Conciencia y su pasar a Ser.

Durante el mes de mayo intervendré, de manera solemne, en mi Flota y el conjunto de las entidades de carácter femeninas que participarán en el impulso de esta Tierra, aquí desde tiempo inmemorial. Volvemos de nuevo, hoy, no para castigarles, como querrían hacérselo creer algunas falsificaciones y algunas manipulaciones. Pronto vendré a recogerles y acogerles en los Ámbitos Unificados de la Creación.

Cada vez que algunas almas llegan a este lugar, me manifiesto a ellas en una función privilegiada que es aportarles mi gracia y colmarlos de gracias. Mis queridos niños, hoy, no hay nada más importante que ir a la parte fundamental, que de ir hacia la Alegría, que ir hacia la ligereza.

Es necesario, si lo desean, reducirse con el fin de acoger, ustedes también, la Vibración de la Luz, la Vibración de la vuelta a los Mundos Unificados. Somos muy numerosos, de distintos horizontes, distintos mundos, distintas funciones, en garantizar, en los acontecimientos de su Tierra, su Ascensión. Deben determinar, en su Alma, en su Espíritu, si esta ascención, si esta translación es, para ustedes, el objetivo de esta encarnación.

La cuestión que se plantea no consiste en saber cuál es ahora su misión o su función en esta dualidad sino, más bien, de asumir las decisiones que han colocado, he aquí hace casi tres años: la vuelta a la Unidad o la persistencia en la Dualidad. Nada otro que eso debe preponderar en su escena de Vida, sobre sus preocupaciones, sus intereses.

Somos plenamente conscientes, queridos niños, que algunos de entre ustedes, a pesar de todos los esfuerzos encomiables, no llegan aún a liberarse completamente de una serie de elementos que obstruyen su acceso a su Divinidad, a la Fuente.

Estamos allí, por eso, para aquéllos, los de entre ustedes que no llegan aún a retirarse de las trampas y redes de la matriz. Matriz que, como ya se sabe, se disuelve de día en día, dándoles acceso a más percepciones, a más Vibraciones, a más Amor, si lo desean.

Deben de verdad redefinir sus prioridades. En este tiempo ultrareducido que se abre a ustedes y nosotros, no habrá más lugar para la vacilación. Será necesario establecerse, si lo desean, en la Luz de la Vibración, de la Unidad.

Nada otro debe tomar el paso sobre eso. No existe ningún obstáculo que no puedan evitar, no existe ningún vínculo ni ningún freno que pueda bloquear su acceso a esto que Son. Sólo, ustedes mismos, en la Conciencia separada y dividida, tienen esta posibilidad. No existe obstáculo (social, profesional, emocional u otro) que pueda venir a frenar su Ascención.

Como se los dijo el Arcángel Mikaël, pidan, toquen a nuestra puerta y responderemos “presente”, de una forma o de otra. Vengo, por mi parte, como se los había anunciado y como se anunció en los Evangelios. Soy parte con mi cuerpo y vuelvo de nuevo con mi cuerpo.

Vengo a la cabeza de una serie de Naves de Luz. Vuelvo de nuevo, por lo tanto, como Soy. Pero, ya, en sus espacios interiores, incluso si antes no me oían, si no me percibían y me veían, para algunos, yo ya estaba a su disposición, trabajando sin cesar y sin descanso, con el conjunto de mis hermanas y mis hermanos de la Luz Auténtica, para favorecer a toda alma que presentara la demanda sobre su camino de liberación.

En la actualidad, mis amados niños, vengo a también colmarles de gracias, aquí, en este espacio y también, si expresan el deseo, de intercambiar con ustedes, algunas palabras, algunas Vibraciones, algunos apaciguamientos.

Recuerden que su capacidad para permanecer en la Paz y en la Alegría será la garantía absoluta de su translación, en el momento oportuno. No retrasen en lo que resiste, en lo que bloquea. Tengan confianza, tengan fe, más que nunca.

Ciertamente, los conocimientos Vibratorios son importantes pero no son nada con relación al proceso de la fe y la confianza en su futuro y en su pasar a Ser. Deben cultivar la certeza de su futuro y su pasar a Ser ya que, incluso los de entre ustedes que no viven aún la Luz Vibrante en el Fuego del sacrum o el Fuego de la cabeza, en el momento oportuno, podrán acceder si su impulso es liberarse, en toda sinceridad, en toda honradez, de la matriz que está presente. Entonces, la translación se hará. No tengan ninguna duda a este respecto.

Recuerden también que el Amor es la puerta, es la clave: allí no tienen de otro. Entonces, sean humildes, sean simples, vuelvan a ser como pequeños niños maravillados por lo que viene. No retrasen en la furia del mundo que va a tronar ahora. No les va dirigida.

No existe castigo, existe la aplicación simplemente de un principio muy conocido de atracción y resonancia, de acción y reacción, conduciendo a la humanidad (para algunas de estas almas que, desgraciadamente, corresponden por mayoría de la humanidad) a tomar conciencia de los errores, de los incumplimientos a la Ley de Amor. Pero no venimos a juzgar. Lo que se conectará directamente y se enfrentará es esto que Mikael llamó la Espada de Verdad que corta, que viene a despertar.

La resurrección está en marcha. Cualquier alma personificada se verá, no tal como cree que es, sino tal como Es. Allí tampoco no hay juicio sino una iluminación real de lo que son y sobre todo de lo que hicieron en este mundo que muchos de entre ustedes recorrieron, desde tiempo largo, independientes de sus deseos de Alma y Espíritu. Insistimos detenidamente, con el Arcángel Mikaël y el conjunto del Cónclave que me volvió a poner las Claves, sobre el hecho de reducirse, de ir hacia la simplicidad. En efecto, al colocarles bajo las leyes de la simplicidad, bajo la evidencia de la Luz, todo pasará a ser y resultará cada vez más simple y evidente: Confianza, Fe y Vibración.

He aquí, mis niños, lo que tenía deseo de decirles, que ya ha sido dicho detenidamente pero retengan estas palabras, en la Vibración de mi Presencia, porque tienen un impacto, lo espero, más intenso sobre sus preguntas y sus frenos. Queridos niños, les pido acoger, ahora, mi bendición que les concedo a todos. Yo a ustedes les bendigo, les amo.

Compartimos esta información en toda transparencia. Gracias de hacer del mismo modo, si los difunden, reproduciendo la integralidad del texto y citando su fuente: www.autresdimensions.com.


Original francés

9696 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo