Es una situación muy revuelta...

María


Es una situación muy revuelta la que todo el mundo vive hoy, se que vosotros hijos míos no podéis entender, como es que hay tanta muerte, dolor, guerra y conflicto.

Sé que muchos de mis hijos piensan, si Dios existe ¿por qué no nos ayuda?, y sé que desde vuestra posición ese razonamiento es perfectamente comprensible, pero no olvidéis las palabras “Libre albedrío” tan mal utilizadas por muchos en la acción de sus pensamientos y actos.

Ese es “el gran Principio” de este Fin que comienza.

Soy libre de elegir cual acto realizar.
Soy libre de elegir si daño o curo.
Soy libre de elegir si amo u odio.
Soy libre de elegir si virtud o pecado son mis aliados.
Soy libre de elegir si paz o guerra hay en mí.
Soy libre de elegir si soy ego o si desarrollo mi humildad.
Soy libre de elegir si soy esclavo de mis mezquindades o libre en mi abundancia.
Soy libre de elegir si amo con el corazón o las nimiedades de mi cuerpo.


Vosotros fuisteis libres de elegir, vuestros ancestros ya eligieron para gran dolor y consternación nuestra.

Hoy vosotros también tenéis ese mismo derecho y jamás dejarán de tenerlo, pero Dios en su Misericordia y de acuerdo al Plan Divino establecido, hoy: Él tiene derecho de intervenir a que la humanidad sea Amor, Hermandad, Servicio y Paz.

Sé que es muy difícil la prueba que tendréis, pero sé que la pasarán mis Amados hijos porque confío en vosotros, sé que vosotros los justos, a pesar de vuestras imperfecciones, de vuestros defectos, pues no sois perfectos sino que estáis en el camino a esa perfección.

Os Amo, no hay un instante en que mi Amor deje de cubrirlos y protegeros. No estáis solos, no lo olviden, interrogad mi Amado Corazón, que tome el vuestro y así con ese simple pedido, mi Corazón os tomará y os abrazará, saliendo de Mí toda Mi Paz y Mi Amor infinito por vosotros, mis niños, mis criaturas, mis amores.

Si estás triste recuerda cantar.
Si estás enojado recuerda reír.
Si estás hambriento recuerda alimentarte.
Si estás dormido recuerda despertar.
Si estás enojado recuerda perdonar.
Si estás abrumado recuerda Mi Promesa.

Yo os haré reír, cantar, bailar, os alimentaré, os cubriré, os mimaré, cuando llege el momento ”henchidos” de todo estaréis porque Yo Vuestra Madre os habré reunido para darles la abundancia plena de Dios que nunca se acaba, que es siempre infinita y plena de Amor, Luz, Paz y Armonía.


Os Amo con todo Mi Corazón. María.



Canal: Verónica - 14/04/02

8846 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo