No es un padre en el cielo para ser reverenciado.

Kryon


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon.

Por cierto: acérquense un poco más. Estas palabras nunca las dije hasta hace un año más o menos. La idea de acercarse más a lo que perciben como una entidad del otro lado del velo nunca estuvo en el escenario de la energía, de la consciencia, de lo que nosotros hacemos. Siempre las canalizaciones han sido: venimos como mensajeros, llenos de amor, integridad, transparencia, para darles verdades centrales. Eso fue todo lo que hicimos. Todos los libros que se escribieron, todos los mensajes, cientos de canalizaciones, todos los años, eran simplemente mensajes acerca del planeta. Mensajes tal vez sobre lo que iba a venir, o mensajes de ayuda, para las masas más que nada. Para todas esas almas antiguas que se llamaban a sí mismas trabajadores de luz.

Tempranamente desarrollamos el término de faros de luz, porque se destacaban entre muchos otros, y con su luz les mostraban el camino. Pero, de pronto, estamos diciendo “Acérquense un poco más.” Y eso es porque las cosas que ustedes creen que nunca cambian, están cambiando. ¿Cuál es su percepción de aquello que creen que es estático? Dios nunca cambia. El Espíritu nunca cambia. Esa Fuente Creadora, o como quieran llamarlo, es inalterable para siempre. Por lo tanto, es lo que ustedes llamarían estable, estático. Y no se dan cuenta de algo. Van por la vida, aprenden sobre reglas; ya sea en sus grupos espirituales, o en sus doctrinas, o en su metafísica, o lo que sea, aprenden las reglas, y dicen “Así es como funciona. Así es como sanamos, así oramos, así es como abordamos las cosas con el Espíritu.”

Y luego viene alguien – como yo, por ejemplo – que les dice: ha cambiado. Y ustedes dicen “No, no; Dios nunca cambia.” Y otra vez, aquí es cuando les digo: mírenme, cuando les digo que la relación entre nosotros ha cambiado. Esa bella, inalterable Fuente de energía que es el Creador del Amor, siempre será la misma. Pero la relación entre la consciencia de un ser humano en evolución, sí va a cambiar. Y esto es quienes ustedes son. Acérquense un poco más.

La revelación en el Círculo del Doce es esta: ustedes son más grandes que lo que les han dicho alguna vez. Un plan – y existe un plan – es más grande que lo que jamás les dijeron. Dios, la palabra que ustedes usan, no es un padre en el cielo para ser reverenciado. Nunca. Eso nunca ha sido el plan. El plan es que ustedes siempre han sido parte de la Fuente Creadora; su alma es parte de ella. Nunca les dijeron eso; no realmente. Una verdad más grandiosa, queridos, está a la mano. La verdad es tan grandiosa que va mucho más lejos que cualquier cosa que puedan imaginar, verdaderamente; tanto más lejos que algunos no quieren ir allá; dicen “Imposible.” Dicen “Es estúpido, es loco”. ¿Cuántos Maestros han visitado este planeta? En muchas culturas. Ustedes conocen a algunos; no conocen a los otros. Algunos son indígenas; Maestros, que vinieron y mostraron lo que podían hacer. Y nunca dijeron “Yo soy algo muy especial” Dijeron: “He nacido como ser humano; he venido a mostrarles lo que un ser humano puede hacer.” No un ser humano normal, tal vez, sino un ser humano lleno de la luz de Dios. Lleno tal vez en un nivel superior de lo que sería el de cualquiera a su alrededor en su tiempo. Llenos en tal grado que se los vería tal vez como angélicos, y tal vez adorados. Tal vez incluso asesinados, porque eran un poco demasiado especiales. A través de toda la historia, queridos, se les ha mostrado una verdad más grande.

¿Pueden sus pensamientos cambiar la Física? Sí. ¿Pueden sus pensamientos, por sí solos, generar suficiente energía de cierta manera como para cambiar las células en su cuerpo, para ahuyentar la enfermedad y el dolor? Sí. ¿Son estas cosas tan inusuales que solo pueden hacerlas seres angélicos, seres de pensamiento más elevado, de energía más elevada? Aquí está la respuesta que quiero que oigan: en una vieja energía, probablemente. Pero no en esta energía. Porque, verán, están un poco más cerca (se ríe). De hecho, están mucho más cerca.

“Acérquense” significa: quiero que vean lo que los Maestros les dijeron que ustedes podían ser. Quiero que vean algo que no esperaban. Todo este Círculo del Doce experimenta una metáfora: cruzar el puente hacia la verdad más grandiosa. Cruzar un puente que no realza su percepción conciente de quién podrían ser, sino que también empieza a desencadenar algo de lo que tal vez no se habían dado cuenta.

Vamos a iniciar una idea. Una idea que no es nueva, pero una idea que tal vez ahora debieran oír de manera diferente. ¿Es posible, alma antigua, que haya verdades centrales implantadas en ti para un tiempo de despertar y evolucionar? ¿Es eso posible? ¿Crees en las vidas pasadas? ¿Crees en haber estado aquí por un muy largo tiempo? En esos tiempos, ¿será posible que hayas aprendido cosas, cosas chamánicas? Aprendiste una verdad más grandiosa. Y fue implantada en ti y permaneció allí, como piezas de oro, que algún día, cuando la consciencia del planeta empezara a despertar más, pudieras aprovecharlas, y empezaran a aparecer, y dirías “Yo sabía eso. Sí, yo siento eso. Sí, por fin.” ¿Es eso posible? ¿Es demasiado extraño? No solo es posible; ahora es el momento; por cierto, algunos de ustedes empiezan a despertar a verdades más grandiosas.

Hoy ustedes se verán expuestos a una de ellas, una grande. La comandante, Suzanne, cruza el velo regularmente. Ella está muy conciente de cruzar el puente. Ahora es para ella una segunda naturaleza, habla de ello, es como si fuera su realidad constante. Y lo es. No hay ceremonia; no hay cruce, no hay velo, ella sencillamente está allí todo el tiempo. Y como está allí, hay algo que ella puede hacer. Hay algo que, no solo ella puede hacer, sino que quiere contarles cuán fácilmente pueden ustedes hacerlo. Una verdad más grandiosa; que cada alma es inalterable y eterna. Ustedes pueden venir al planeta, y ser quien quiera crean ser, y tener su género, su nombre. Pero cuando dejan el planeta, con lo que dicen es morir, todo lo que es ustedes permanece. Atraviesan el velo, del que vinieron, y se van a casa. La Tierra es temporaria. Es unas vacaciones (se ríe). Pueden reírse. Unas vacaciones difíciles. Pero no es adonde pertenecen. Ustedes pertenecen al hogar. Entonces, cuando pierden a alguien en este período temporario, esa parte 3D de ustedes dice que es para siempre. Pero aquí viene la Comandante para decirles que es diferente. Y ella les dirá que ha descubierto que ellos no se fueron.

Crucemos el puente. Veamos. Crucemos el puente. ¿Quieren hacer esto conmigo? ¿Les gustaría visitar a algunos que pensaron que se habían ido? Hagámoslo. Tomen mi mano; ahora mismo crucemos el puente juntos, conmigo.

No hay nada que visualizar, no realmente, pero si quieren, pueden hacerlo. Básicamente están caminando de un lugar a otro. Simplemente transitar un sendero conmigo, de un lugar a otro. Pero están yendo desde un lugar que creían que era su hogar, hacia un lugar que es el hogar. En realidad, están yendo de un lugar temporario hacia un lugar permanente. Y en ese lugar permanente hay un teatro. Cada semana entramos a este Círculo, este teatro circular. Vengan conmigo, de nuevo, tomen mi mano, vengan conmigo. Bajen por el anfiteatro, para subir al escenario. Hay una silla, siempre hay una silla, si se supone que haya una. (se ríe). Habrá un lugar para que se sienten cómodamente. Y permitir que se desarrolle algo que sea cómodo para ustedes. Pero tal vez más que cómodo hoy.

Yo les pregunto a ustedes, que están conmigo ahora mismo, ¿Han perdido a alguien en el planeta? Ni siquiera recientemente. Alguien tan especial para ustedes que piensan en eso todo el tiempo. Piensan en ellos todo el tiempo. Si eres uno de los que pueden decir que sí, te conozco. Si eres uno que dice “No todavía, y no recientemente,” pero igual te conozco, y te digo: solo espera, porque lo habrá. Es simplemente la vida.

Quiero que te sientes en la silla y permitas que las luces disminuyan sobre la audiencia, pero aumenten sobre tu asiento. Vamos a hacer algo que ya hicimos antes, pero hoy es más precioso, debido a lo que han oído de la Comandante. Ella tomó esa decisión y se hizo eco del mensaje particular que les di hoy. Si tienes un don, no importa cuán extraño seas, intégrate y ayuda a quienes te rodean; no te apartes y te recluyas. Ella no solo se hizo conocer; ella mostró algo a todos y lo validó: aquellos que has amado y perdido no se han ido, y no se han perdido. Están aquí. Y no están del otro lado del velo, para que puedas hablarles algún día, o en algún tiempo. Ellos entienden y están enterados de absolutamente todo lo que está pasando en tu vida. ¡Esa es la promesa! Te dijimos: en algún nivel, tú harás lo mismo por tus hijos, por aquellos que amas y con quienes estás; harás lo mismo para ellos, y ellos harán lo mismo por ti, si tú lo reconoces y sabes que están allí. Reconozcámoslos.

Las luces empiezan a encenderse sobre la audiencia, y esto te quitará el aliento. ¡Porque están allí! Y si quieres, cada uno puede ponerse de pie y darte un mensaje que realmente querías oír: “¡Mamá, no me fui! Basta, deja eso. Piensa que estoy, porque también me duele a mí. Te veo cuando te levantas, te veo cuando te retiras. ¡Y te amo! En cada hora en que estás despierta.” Esposo, esposa: “No me fui. Quiero que disfrutes de la vida, y conozcas a otros, y estés con otros,” ¿Ves adónde va esto? ¡No se fueron!

Queridos, esta es la lección. Si estás en tu alma, te das cuenta que todos esos otros siempre han estado en tu alma, tal como tú estarás en las almas de otros. Si te lo perdiste, si no sabes lo que hemos dicho antes, hay algo que se llama compartir almas, es una verdad más grandiosa. Nadie te contó eso nunca, en ningún, ¡ningún! sistema de creencia de este planeta. Siempre has sido individual, así puedes ser recompensado o castigado. ¿Entiendes que simplista es esto? Si siempre exististe como tu alma, siempre serás tu alma, y entonces pueden recompensarte o castigarte. (se ríe) ¿Eso realmente te suena a Dios? ¿O te suena a algo inventado por los hombres, para satisfacer algo que sienten como correcto o equivocado? En lugar de un alma que comparte con otras, familia, como la Fuente Creadora. Ustedes hacen acuerdos, para venir e irse, llegan al planeta, dejan el planeta en cierto punto del tiempo, ¡y nunca te has ido! Deja la silla por un momento, deja la silla. Quiero que te encuentres con aquellos que creías que se habían ido para siempre. Quiero que sonrías, y si hay lágrimas, déjalas venir. Y sabe que hay una verdad más grandiosa, y eso será la mejor sanación que jamás hayas tenido, ¡jamás! Y hace que la química de tu cuerpo empiece a moverse con alegría. Vivirás más tiempo; cree que esto es real.

Y cuando salgas de esa silla, y sea tiempo de dejar este Círculo del Doce, te digo, estas cosas permanecen. Y comienzas un proceso de despertar que no tiene nada que ver con volver a esa silla. Verás: has cambiado. Y esto permanece contigo, y también la sanación.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad. Quiero que conozcas esta verdad más grandiosa, y entiendas que estás en un tiempo diferente, ciertamente. Faros de Luz, todos.

Y así es.

Kryon


Círculo del Doce – Kryon a través de Lee Carroll
Primer miércoles – 7 de julio de 2021
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

313 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo