Respecto a los malos tratos a los niños y sobre la tortura.

Emmanuel


El abuso de cualquier tipo es un abuso contra Dios.

Los malos tratos o las torturas infligidas a los niños -o a cualquier persona— son inadmisibles, tanto en la tierra como en el cielo.

Se trata de un hecho espantoso según el criterio humano; es intolerable. Pero veamos más allá de las apariencias, no con complacencia, sino con compasión y con una profunda fe en la sabiduría que tiene toda alma.

¿Qué puede aprenderse de semejante experiencia, y no sólo el niño, sino también sus padres?

A menudo, un niño mal tratado que pierde la vida a consecuencia de los malos tratos regala a sus padres un amor tan grande como el de su sacrificio, siempre y cuando éstos estén dispuestos a aceptar el regalo.

Las almas que pasan por semejantes circunstancias deciden aceptar esos malos tratos por motivos que sólo ellas y sus guías conocen.

Volverán a salir a la superficie más iluminadas, más conscientes de lo que significa la oscuridad, más decididas y con más poder para cambiar su interior.

Para vosotros resulta totalmente imposible ver las cosas como las ve Dios.

Dejad vuestros juicios en manos de Dios.

Dejad vuestro horror y vuestro escándalo donde está.

Esos asuntos hay que afrontarlos en vuestro mundo humano.


Extracto de El libro de Emmanuel
Transmitido por Pat Rodegast

365 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo