Abrirse al Amor.

De lectores


Pregunto al Arcangel Miguel cómo trabajar el cuerpo para abrirlo al Amor y a la Luz Divina.

El cuerpo es una herramienta de trabajo hacia la luz. Se puede orientar de forma que los principales centros vitales sean un reducto de la energía divina, sean un receptor de la luz.

Para hacerlo es necesario abrir esos centros energéticos o chakras para que entre en ellos la luz.

Debes tener paciencia a la hora de hacerlo ya que la mayoría de seres no están familiarizados con esa dimensión divina y pueden notar sensaciones extrañas al hacerlo.

La respiración puede ser de gran ayuda a la hora de empezar a abrirse.

La apertura de los centros también está relacionada con la luz, si ponemos luz en ellos, los abriremos. Debemos ver luz en cada célula de nuestro cuerpo, dejarnos inundar por la Luz Divina en todos los colores del Arco Iris. Visualizarnos siendo luz, siendo amor.

Poner amor en cada uno de los rincones de nuestro ser. Empezar a amarnos a nosotros mismos como primer paso para amar a los demás.

La semilla divina está presente en todos los seres humanos, sólo que en algunos está más tapada, más escondida, pero todos la tienen.

Todos podemos vivir en el amor, todos podemos vivir en la dicha. Búscame dentro de ti, porque es ahí donde vivo. Yo soy tú, tú eres él, ven y descúbreme. No temas el encontrarme, yo soy la luz y tú vendrás a la luz. Camina conmigo y yo te llevaré a la luz. Allí viviremos definitivamente en el amor. Porque vivir en el amor es la única manera de vivir, porque la vida sin amor no es vida, es mera subsistencia. Ama y serás amado. Ama y vive en mi.

Ven y yo estaré esperándote, la luz es el camino, yo soy el camino. Vive y regocíjate en el amor, porque ese es el sendero de Dios. Es mi sendero. No tengas miedo, no te resistas, ven a mi. Allí encontrarás lo que buscas, allí me encontrarás a mi y te encontrarás a ti. Seremos por fin UNO.

Descubre el poder infinito de luz que hay dentro de ti, descubre tu alma, que es la mía. Porque tú y yo somos uno, porque cada parte de ti es mía, soy YO.

Vive en la luz, vive en armonía, vive en el amor y se feliz, se alegría, se gozo y amor.

Descubre que tu camino es mi camino, que caminamos juntos, que yo te enseño y tu transmites mi enseñanza. Aprende a enseñar, enseña a aprender. Es tu misión, vívelo así y enseña a los demás a vivir en el amor. Tú eres un ángel y esa es tu misión. ENSEÑA A VIVIR EN EL AMOR.

No te resistas a hacerlo, no te alejes de tu camino, yo estoy a tu lado, te guío, te enseño, te protejo, no habrá temor a mi lado.

Ya lo sabes, ya lo estás haciendo, sigue ese camino de luz que se ha abierto ante ti porque es tu verdadero camino. Sé que echas de menos vivir en la luz, vivir con tus hermanos, pero tú elegiste estar donde estás. Fuiste valiente, amabas a los seres humanos y entendiste que debías ser uno de ellos para ayudarles. Debías sentirte como se sienten ellos para poder entender su forma de vivir y llegar a la luz.

Nunca estarás sola, te acompañamos a cada paso, te amparamos en el dolor, en la duda. AQUÍ ESTAMOS.

Tu camino es tu elección de vida, y tu elección de vida es el amor. Sigue ese camino, ilumina a los que te encuentres, aunque tu mente piense que no se lo merecen. No la escuches, es sólo tu mente, no es un ángel, escucha al ángel que habla desde el corazón, escucha tu corazón y él te guiará hacia la verdad.

Olvídate de tu mente, está perdida. Cree saber cosas pero no sabe realmente nada. Las respuestas están en tu corazón, que es tu parte en conexión directa con Dios, es tu parte divina. Es el ángel.

No lo olvides, no pienses, siente, y todas las preguntas empezarán a obtener su respuesta.

Te queremos y te guiamos.

Tú eres nosotros, tú eres Luz Divina, no lo olvides.

Descansa y ama.

Arcangel Miguel



Martes, 5 de diciembre de 2017 19:00 horas
por Silvia Edo

3026 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo