No misiones.

Cristo


3. “No deis lo sagrado a los perros, ni arrojéis vuestras perlas a las cerdas, no sea que las aplasten con los pies y, dándose vuelta, os destrocen. (Cap. 27, 3)


Cristo explica, rectifica y profundiza la palabra:


No concuerda con la ley eterna del libre albedrío el que vayáis con las palabras de la verdad de un lugar a otro, de casa en casa, haciendo uso de vuestras artes de convicción y persuasión, misionando a cuantos están a vuestro alcance; pues esto significaría que no santificáis la verdad y que hacéis lo que está escrito muy gráficamente: “no deis lo sagrado a los perros, ni arrojéis vuestras perlas a las cerdas”. No debéis, pues, imponer la palabra de Dios a vuestro prójimo. Quien cree que su prójimo debería creer y aceptar aquello de lo que él cree estar convencido, aún tiene dudas, y pone en entredicho su propia fe.

Misionar significa querer convencer. Quien quiere convencer, todavía no está convencido en su interior de lo que preconiza.

Sed, por el contrario, buenos ejemplos de vuestra fe, y no misionantes. Podéis ofrecer el patrimonio de vuestra fe y dejar a cada cual la libertad de querer creer en ello o no, y de querer participar o no con vosotros.

La libertad en Dios es un aspecto de la ley eterna. Si vuestro prójimo viene a vosotros por libre voluntad, y pregunta acerca de vuestra fe, él está dando el primer paso hacia vosotros; y, quien tenga fe, se acercará a su prójimo y le contestará.

Quien esté unido por lazos de unión divinos a su prójimo, no lo atará a su fe —sino solamente le participará tanto cuanto él mismo haya reconocido y realizado—. Sólo quiere atar al prójimo a su fe, aquel que ha desarrollado poco amor desinteresado.

Por tanto, precaveos de los fanáticos, que quieren persuadiros para que aceptéis su fe. Ofreced la verdad eterna de palabra y por escrito —y vivid vosotros mismos conforme a ella—; entonces se os acercarán los que hayan reconocido la vida en sí mismos.


El Sermón de la Montaña
http://www.universelles-leben.org/cms/es/quienes-somos/el-sermon-de-la-montana.html

11359 lecturas

4 Comentarios de lectores

08/02/2011

Estimados: Esta respuesta es en parte a las preguntas que les había remitido.
Es difícil poder observar los límites de lo que uds. sostienen. De hecho este tipo de comunicación estaría dentro de una especial selección de cerdos para darles de comer. Como diferencian a quien les dan el conocimiento de las palabras de Cristo.?

Como sabemos que hemos intentado comunicar el mensaje para que queden todos o quedemos todos libres para escoger el camino.? Quien nos da la autoridad para decir quien es cerdo o ser pensante.? Normalmente el falso profeta tiene las características del medio que debe atrapar. Como diferenciarlo y como conocer a quien debe darse el mensaje. Como recibirlo es tan complicado. Les agradezco el tiempo.

Horacio desde Argentina

24/12/2010

Gracias por esta nota pero lo que leo no logra expandirme no puedo reconocer en este mensaje a Jesus, Jhesua o Sananda... falta mucho amor en estos mensajes.
Es lo primero que recibo de este sitio que me recuerda el viejo paradigma de control de la religion catolica y de las sectas cristianas.

Eoni desde Mexico

23/12/2010

Leiam leim que vos faz bem...e com Muita ATENÇÃO!
-
Leer Leer te hace bien ... y con mucho cuidado!

Beijinhos
-
Besos


Ana desde Portugal

23/12/2010

Son muy linda las palabras del maestro, dan mucha confianza y poder al espiritu, hagamos los consejos , que el nos dá, para que podamos creser y ayudar a todo el que debe y quiere encontrar el camino de la verdad. tengamos siempre en cuenta, de no echarle las perlas a los cerdos, para que no la pisoteen. Que tengan una felices pascua y un buen 2011 son los mas cincero deseo de luz viola. ! Felicidades!.

Luz Tricide desde Republica Dominicana