No juzgues a tu prójimo.

Cristo


1. “No juzguéis, para que no seáis juzgados; pues con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados, y con la medida con que midáis, se os medirá. Como hagáis a los otros, así se hará con vosotros. (Cap. 27, 1)


Cristo explica, rectifica y profundiza la palabra:

Habéis leído: pensamientos, palabras y obras son imanes. Quien juzgue y condene a su prójimo en pensamientos y con palabras, experimentará algo igual o parecido en sí mismo.

Comprended: vuestros pensamientos, palabras y obras negativos son vuestros propios jueces. “Con la medida con que midáis” —ya sea en pensamientos, o en palabras y actos—, así seréis medidos vosotros mismos. Tal como desvaloricéis a vuestro prójimo, para sobrevaloraros a vosotros mismos, seréis valorados; sabréis de vuestro valor y lo sufriréis. Y si decís: “al uno debe bastarle lo que tiene —el otro tiene que recibir más—”, algún día sólo poseeréis tanto como aquel al que hayáis concedido menos, o aún menos que él: tal como vayáis al encuentro de vuestro prójimo, en pensamientos, palabras y actos, así lo viviréis algún día vosotros mismos.


El Sermón de la Montaña
http://www.universelles-leben.org/cms/es/quienes-somos/el-sermon-de-la-montana.html

11759 lecturas

1 Comentario de lectores

20/12/2010

los amo, y mis mejores pensamientos para todos.
que la luz llegue a todos y que los cambios que venga puedan ayudarme a purificarme.

roxana Gonzalez desde Chile