Los cuerpos de la mente. El Cuerpo Espiritual.

Annie Besant


A.- EL CUERPO MENTAL
B.- EL CUERPO CAUSAL
* C.- EL CUERPO ESPIRITUAL
D.- CUERPOS TEMPORALES
E.- EL AURA HUMANA


C.- EL CUERPO ESPIRITUAL

Podemos elevamos un paso más, pero al hacerlo, penetraríamos en una región tan excelsa, que está fuera de nuestra esfera de investigación, aún entregándonos a la imaginación; pues el cuerpo causal no es el más elevado, ni el "Ego Espiritual" es Manas, sino Manas unido o sumergido a Buddhi, lo cual es meta de la evolución humana y término de las vueltas de la rueda de nacimientos y muertes. Por encima del plano en que nos hemos venido ocupando, existe otro superior, llamado algunas veces el de Turiya, el plano de Buddhi, en el cual el vehículo de conciencia es el cuerpo espiritual, el Anandamayakosha o cuerpo de dicha, y en él pueden entrar los Yogis y gozar de la dicha eterna de ese mundo glorioso, y realizar en su propia conciencia la unidad fundamental, que entonces se convierte para ellos en un hecho de experiencia propia, en lugar de ser una creencia intelectual.

Se nos enseña que llega un tiempo para el hombre, cuando ha desarrollado el amor, la sabiduría y los poderes, en que pasa a través de una gran entrada que marca un estado definido en su evolución; ésta es la entrada de la Iniciación, y el hombre que penetra por ella conducido por su Maestro, se eleva por vez primera al cuerpo espiritual, y adquiere la experiencia de la unidad que constituye el fondo de toda la diversidad y separación del mundo físico y del mundo astral, y hasta el mismo plano devachánico. Cuando el hombre deja a éstos tras sí, y revestido del cuerpo espiritual se eleva por encima de ellos, experimenta por primera vez que la separación pertenece solamente a los tres mundos inferiores, que él es uno con todos los demás, y que sin perder la conciencia propia, su conciencia puede extenderse y abarcar la de los demás, y convertirse real y efectivamente en uno con ellos.

Allí está la unidad que el hombre ansía siempre, la unidad que ha sentido como verdad y que en vano ha tratado de comprender en los planos inferiores; la ve allí realizada más allá de lo que pudo alcanzar en sus más elevados ensueños, encontrando que toda la Humanidad es una con su ser más íntimo.


Extracto de EL HOMBRE Y SUS CUERPOS
ANNIE BESANT

117 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo