Desarrollar la inteligencia emocional.

Pleyadianos


Desarrollar la inteligencia emocional es una de las claves para aprender cómo manejar la energía en la realidad 3D. Tenéis que estar dispuestos a abrir el corazón con la intención de sanar sea lo que sea lo que os haya hecho daño. Si realmente queréis saber y entender qué se activa en las profundidades de vuestra mente subconsciente e inconsciente, podéis acceder a esa información por medio de un diario especial de sanación y utilizarlo para registrar vuestros sentimientos más íntimos. Estos apuntes os pueden revelar muchas cosas y, a su vez, es una actividad que resulta sanadora. Antes de comenzar el diario, afirmad vuestra intención, centrad vuestra atención y relajad vuestra lengua y vuestra mandíbula y respirad rítmicamente durante unos minutos. Visualizad espirales doradas mientras circulan a través de todo vuestro cuerpo al mismo tiempo que respiráis. Luego, dedicad una carta de introducción a vuestra mente cósmica en la primera página.

Explicad claramente vuestras intenciones con respecto a la energía sanadora para que aparezca a través de vuestros escritos: pedid asistencia a vuestra mente superior y dad las gracias por todo lo que vais a descubrir.

Las intenciones se procesan en las células a nivel subatómico, pues es ahí donde se seleccionan y se mantienen las posibles realidades. Escribir de vez en cuando con la mano no dominante puede constituir un método muy eficaz para acceder a información que reside debajo del nivel de ondas beta de la mente consciente. Si os apetece, pintad o pegad en vuestro diario imágenes que os parezcan importantes. Sed creativos y disfrutad con ese ejercicio. Confiad en tener acceso a información desde la profundidad de la psique, absteneros de juzgar y no os avergoncéis de lo que puede aparecer. Éste es vuestro diario privado de sanación; vuestros descubrimientos estarán llenos de memorias que son importantes marcadores en vuestro camino hacia la sanación. Quedaros con vuestros sentimientos mientras seguís avanzando por las revelaciones obtenidas. Recordaros que estáis pasando a través de muros internos para crear una salud radiante al comprenderos a vosotros mismos y aceptaros como creadores de vuestra experiencia.

La enfermedad y el malestar físico también están relacionados con expresiones reprimidas. La enfermedad comienza en el nivel emocional debido a sentimientos no expresados que se van almacenando y que crean tormentas internas, volcanes, terremotos e inundaciones que finalmente irrumpirán en vuestra vida. Recordad que los sentimientos entroncan con vuestras creencias; examinadlas para identificar el material originario que hace que la vida pueda existir. Buscad el feedback procedente de vuestras creencias en el día a día. Reflejad cómo os sentís con respecto a vuestro cuerpo, pero también observad vuestras sensaciones respecto a vuestra familia, amigos, relaciones personales, trabajo, dinero, sexo y religión.

Para descubrir cómo bloqueáis la fuerza vital, tenéis que estar dispuestos a reconocer cómo os sentís ante cualquier situación. ¿Os resistís o reprimís cosas, o no expresáis lo que pensáis y, en consecuencia, lo suprimís y lo almacenáis, o escondéis vuestros sentimientos más profundos de victimismo, resentimiento, odio, envida, celos, vergüenza, enfado, culpabilidad o preocupación? Si podéis darle un nombre a vuestro veneno, dad las gracias. Ahora estamos siendo un poco irónicos; sin embargo, nombrar vuestro veneno os ayuda a pillaros en un acto de autosabotaje y entonces podréis cambiar el programa.

Recordad que conciencia significa darse cuenta y darse cuenta es la habilidad de tomar nota. Negáis vuestra conciencia cuando ignoráis la información sensorial o cuando no ampliáis ni valoráis vuestros sentidos. Lo cierto es que todo lo que buscáis ya está a vuestro alcance; no obstante. debéis realizar vuestra propia excavación arqueológica, e identificar y nombrar honestamente vuestros sentimientos. «Esto> enfado/a, estoy asustado/a, estoy muy celoso/a.» Debéis expresar los sentimientos comunes con respecto a cualquier otra persona en algún momento de la vida. Una vez que identifiquéis el sentimiento, podéis seguirle el hilo hasta encontrar la creencia que lo ha creado. Estoy enfado/a porque mis padres me encerraron en un armario cuando yo era pequeño/a. Estoy enfadado/a porque siempre me decían lo que tenia que hacer. Estoy enfadado/a porque abusaron de mi. Estoy enfadado/a porque no recibí el amor que necesitaba.» El retiro de amor o la ausencia del mismo es la raíz de cualquier dolor.

Cuando el ciclo de feedback de dar y tomar, de causa y efecto, se deja de representar, descubrís que tenéis que aprender cómo dar amor para luego recibirlo.

Bienestar significa poder expresar los sentimientos de manera madura y responsable. Vuestras emociones son el aspecto más complicado en el arte de dominar vuestro ser biológico para jugar el juego de la vida dentro de este sistema de conciencia. Las emociones son como una interpretación musical que se toca en un piano de dos metros (tenéis que aprender a tocar todas las teclas y no sólo aporrear alguna que otra, o tocarlas tímidamente, o ni siquiera tocarlas). Tenéis que afirmar que os amáis, que tenéis el derecho de vivir una vida placentera, segura, saludable y productiva, y que vuestras actuales circunstancias son el resultado de vuestra propia voluntad. Nosotros seguimos insistiendo en que el amor a uno mismo, así como la aceptación de uno mismo, son actitudes básicas para crear una experiencia positiva y grata con respecto al cuerpo humano. Y. cuanto más capaces seáis de amaros, más tendréis que cuestionar vuestras elecciones.

Si os amáis, ¿por qué os vais a someter a situaciones desagradables e incómodas? Darse cuenta es la habilidad de observar y tomar nota de lo que está ocurriendo para luego hacer un uso práctico de esa evaluación. Iodo ello conduce a una ampliación de la conciencia, la confianza en uno mismo y el poder personal.



Extracto del libro "Recuperar El Poder".
Sabiduría Pleyadiana para un mundo en caos.
Barbara Marciniak

301 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo