El aire y la armonía. III

Omraam M. Aivanhov


Quiero volver ahora sobre la importancia de su participación en una Fraternidad oculta. No se trata solamente de su presencia o del hecho que Ud. sea miembro; es mucho más profundo. Oculto, esta palabra ha sido lanzada por los Iniciados. Entrar en una Fraternidad es entrar en un círculo oculto, y habría que darse cuenta de eso. En el pasado, seres audaces quisieron hablar a los ángeles, a los arcángeles y a las divinidades. Conozco algunos de estos seres que se atrevieron. Tenían una ciencia y, sobre todo, cualidades y virtudes. Pues preparaban un círculo, inscribían en el, nombres cabalísticos de Dios, pronunciaban oraciones, fórmulas de conjuros, y conseguían entrar en contacto con espíritus que aparecían delante de ellos. Pero sabían que era peligroso y que un hombre mal preparado puede ser fulminado y pulverizado por las fuerzas ocultas, es por eso que se protegían dentro de un círculo. Sin el círculo, no eran nadie.

He aquí, que una Fraternidad oculta es un círculo protector. Los que la dejan se vuelven vulnerables y serán presa de los enemigos del hombre que vagabundean por todas partes. Ustedes son libres de hacer lo que ustedes quieran, pero ustedes deben estar advertidos. No hay que dejar el círculo divino. ¡Qué cada uno pueda estar en este círculo de Dios, la luz! De otro modo será comido por los tiburones, los cocodrilos, los lobos y los jabalíes. En la historia, ninguno de los que dejaron el círculo del Cristo, la Fraternidad Blanca de arriba subsistió.

Nosotros representamos esta Fraternidad Blanca y trabajamos para prepararle el camino. No tengan ilusiones, fuera de este círculo, Ud. será engullido por terribles remolinos. Una Fraternidad es una protección. Las tentaciones, las ilusiones, las seducciones, las pasiones pueden acercarse al círculo, uno no se inmuta, uno es sólido, uno está apoyado. Además, somos enriquecidos, alimentados, iluminados, rodeados y cobijados.

Renunciamos a una cosa, pero en seguida es reemplazada por otra más preciosa. Usted no va a bailar, pronto está inundado de una alegría indescriptible. Usted no va a hacer una fiesta, es invadido por un sentimiento de paz nueva. Sí, es importante estar en una Fraternidad para que otros, arriba, se ocupen de usted. En la Fraternidad, usted se refuerza, usted se conforta, su ideal se afirma, usted gana salud, fuerza y energía. Usted está haciéndose millonario; será consagrado rey. Y hay una cosa más: ¡usted aprende a cantar! Arriba, cuando usted se presente, se le pedirá cantar. El Maestro Deunov dijo que se lo expulsará si usted no sabe cantar. Usted conoce la historia de este hombre que, interrogado por San Pedro en la puerta del Paraíso, declaró: "no sé cómo esto pasó, pero mi mujer me dijo: Déjame conducir el auto, tu serás un ángel. " Y he aquí, es lo que había pasado. ( risas y risas )

Retenga bien esto: los poderes Divinos son la armonía y el orden.

¿Esto no es nuevo? Si, es nuevo, porque usted hoy lo escucha con una nueva conciencia. Repito: repare en seguida una desarmonía que usted había creado, porque sobre un plato rajado, el tiempo trabaja y acaba por romperse. Para cualquier cosa, es así. No guarde en usted nada que sea defectuoso. Párese y repare. Esto se volverá poco a poco una costumbre.

Un buen día todo estará en orden. Orden y armonía, toda la Enseñanza reposa en estas dos verdades. Son los dos pentáculos, el pentagrama y el hexágono, que pueden abrir delante de usted vastos horizontes.

Hagamos una experiencia. Imagine los seis colores, del morado al rojo. ¿Por qué no comenzar con rojo, con el fin de subir hasta el morado? Comenzando con morado, usted hace bajar algo de arriba sobre usted. Imagine estos colores en las cabezas de los hermanos y hermanas, y así nosotros todos estaremos inmerso en esta luz.

Sentiremos las fuerzas circular en nosotros, ellas tejerán algo en nosotros que llevaremos a nuestra familia a nuestros niños. Ustedes no vinieron aquí para ver volar a las moscas, sino para hacer un trabajo purificador de armonización, de curación, de iluminación, de resurrección, de liberación, sí, por los colores. Ustedes pueden hacer este ejercicio en cualquier momento del día o de la noche. Si ustedes lo hacen bien, ustedes obtienen siempre un resultado. Vean siempre un color violeta amatista, un azul cielo, el verde, el color amarillo, el naranja, y el rojo, tal como se los muestra el prisma. Cada uno debería tener un prisma. Este ejercicio le ata al 1, al 3, y al 7. El 1 es la luz; el 3, el prisma; el 7, los colores.

Esto se encuentra en todas partes. 1, Dios; 3, el hombre; 7, lo que analiza. 1, el aire; 3, los pulmones, 7, las fuerzas que vienen por la respiración. 1, el alimento; 3, el estómago; 7, las siete fuerzas que se reparten en todo el organismo. 1, la luz; 3, los ojos; 7, lo que ven, colores e imágenes. Toda la ciencia oculta se refleja en la acción del prisma. Si Uds. trabajan, puedo darles una clave, y abrirles nuevos horizontes. Podemos hacer muchas cosas sirviéndonos de los colores, por ejemplo estudiando todas sus combinaciones.

¡Antes de encontrar al Maestro Deunov, me consideraba muy sabio, pero más tarde mi ciencia palideció! El prisma es un recordatorio.

Había descubierto allí el lado cósmico del hombre, luego encontré las verdades escondidas en la acústica, en la nutrición, y por todas partes bajo formas diversas. Esto me trajo a experiencias numerosas y grandes, y estaba muy orgulloso de mí; me decía: " el Maestro seguramente admirará mi ciencia."

Y él, pensaba: " debo hacerle olvidar todo esto. " Y ahora, estoy en el mismo punto que él en aquel tiempo. Cuando alguien llega aquí lleno de saber, imbuido de sus conocimientos, me digo: "viejo, va a hacer falta que abandones ese fárrago (conjunto de cosas fútiles y desordenadas). "

Soy indulgente, ya que pasé por ahí en otro tiempo, pero me doy cuenta que el no me tiene gran estima porque no leí todos los libros de los que él habla. Es la razón para la cual me esfuerzo por estar al día de las obras que aparecen, si no algunos de los que vienen hasta mí, se irían en seguida, porque ellos miden según sus propios conocimientos, y es sólo más tarde que verán el valor de los conocimientos que no tienen.

Afortunadamente, sabía bien que no conocía todos los libros ocultos y creía que el Maestro Deunov era un gran Maestro, porque, habiendo leído ya algunas de sus conferencias, había sido impresionado por la fuerza que se libraba de sus frases simples y directas. Hablaba con una autoridad única. No me dejé engañar por la sencillez, porque mi intuición me hacía sentir detrás del lado exterior toda la convicción, la seguridad, la autoridad, la verdad. Por eso cuando me presenté delante de él, no era orgulloso y arrogante como los jóvenes chicos que vienen verme. A pesar de todo lo que había leído, a pesar de todas mis experiencias, sentía delante de mí a un Maestro. Su cara llevaba todos los signos de una vida interior intensa. Y lo que me impresionó más que la cara del sabio, del Iniciado, fue la serenidad, la armonía, el ritmo de todo su ser. En ninguno, había visto esta sencillez, estos gestos, este paso, no había sentido este poder sereno, ni probado esta fuerza benéfica que todavía siento en mí.

Toda la vida debemos buscar lo que es noble, armonioso, verídico.

Estas cualidades no engañan. Si su ideal es encontrar la claridad, la limpidez, la pureza, la grandeza, un ángel ya se levanta en usted y como un radar, emana vibraciones. Delante de las personas a las que usted acerca, el radar reacciona y le informa. Le dice si marchan en el camino del desinterés que lleva hacia su ideal, hacia la pureza, hacia la luz, hacia Dios. Es esto lo que significan las palabras: " Jesús camina sobre la vía y pertenece a la Orden de Melkhitsedek.". Posiblemente era el Cristo mismo que ya venido antes a la Tierra.

Queridos hermanos y hermanas, si uno tiene un Alto Ideal, uno no puede equivocarse. Sin este ideal, es imposible no equivocarse ya que no se tiene ninguna muestra, ningún criterio. Sin modelo, podemos tomar un ocultista por lo que queremos, o para lo que quiere, mientras que un ideal habla en usted y le hace sentir si hay o no afinidad de las vibraciones.

Algunos, que se equivocaron por ausencia de ideal, se rebelaron contra Dios, pero no es culpa de Dios. En el error, hay que preguntarse: " ¿por qué Dios te dejo equivocarte tanto tiempo? "La respuesta es que no buscaste lo que es verdad, perfecto, puro, divino. Si hubieras tenido este ideal, te habría informado y te habrías parado a tiempo. Dios nos deja equivocarnos, con el fin de que descubramos que carecemos de un ideal superior. La mujer que tiene un mal marido no debe acusar al Cielo. ¿Por qué tuvo tan poco olfato? Cada uno tiene en sí un tipo de imán que fabricó según su propio código, según su elección. Al teléfono, uno logra comunicarse con el número que ha marcado. Reemplacen todos los imanes, los electrodos en ustedes; cambien sus instalaciones internas, y ellas les llevarán hacia otras regiones.

Esta verdad actúa en numerosos dominios. Los doctores ignoran por qué ciertos niños están enfermos. ¿Son los padres quienes desarmonizaron a los niños?, sí, ¿pero por qué fueron a encarnarse en estos padres? Había en ellos una brújula que los condujo allí, y no hacia seres iniciados. ¡Hay que decir que los Iniciados son solteros en general!

Luego, después de la conferencia, en lugar de parlotear y de impedir otros meditar, que cada uno reflexione y trate de sacar de ahí lo esencial.

Concéntrese en esta frase: " El Cielo está basado en la orden, la armonía, la perfección ", y déjela trabajar en ustedes cada semana. Procure comer, hablar, respirar, escribir, caminar, mirar armoniosamente. Ustedes bendecirán al Cielo porque una nueva existencia comenzará para usted.

Si no pasa nada, es porque usted no aplica lo que aprende. Uno sabe realmente cuando puede. Sea consciente: ¿Ud. puede o solamente sabe?

Hay personas inestables que vienen aquí, se van para distraerse, luego vuelven; así como estas mujeres que se divirtieron con otro y creen volver encontrar la misma acogida en el marido, la misma confianza que antes, Ellos creen, estos inconscientes, simplemente volver encontrar aquí su sitio. Que podemos hacer, dígame, estos ¿Hermanos que actúan así? No podemos contar con ellos. Un discípulo persiste en la buena dirección que adoptó, continúa el trabajo comenzado. Hicimos una promesa, debemos ser fieles a eso. El que puede aplicarse en su deber más que, entregarse a su placer es un ser fuerte, se vuelve capaz y poderoso. Aún desanimado, decepcionado, porque no se ve los resultados de sus esfuerzos, uno debe continuar. ¿Por qué? El hombre está construido como un cohete. El cohete es una máquina que tiene dos o tres pisos, en cada uno de los cuales hay un motor que propulsa el piso que sigue más allá en el espacio. El hombre también tiene varios pisos.

Está escrito: " persevera en estas cosas, porque actuando, así, tú mismo te salvarás. " (Timoteo I c. IV, v. 16) La última llama de un piso enciende al siguiente y el hombre se va de nuevo hacia plano superior. El hombre tiene reservas de fuerzas y de vida en los planos físicos, astrales y mentales. Hace falta que el primer piso arda para encender al segundo, etcétera. El hombre, preparado por Dios, tiene riquezas extraordinarias.

Porque usted las ignora, usted se deja hundir antes del fin, con sus reservas y nadie lo salva. La ciencia no inventa nada, copia. El hombre es un cohete destinado a alcanzar a Dios. Es encendido y debe llevar esta llama más alta y más lejos con el fin de encender otros pisos. Hay una tradición griega que explica esto. En las Olimpiadas, un hombre corría con una antorcha que debía pasar de corredor a corredor hasta el fin sin apagarse. El hombre debe alcanzar la divinidad. ¡Qué jamás se detenga!

Nuevas reservas esperan en él de poder encenderse. Los que vayan hasta el final serán salvados. Los que sepan esperar trabajando siempre serán salvados. Lo que les ha sido dicho es verdad. Ustedes son encendidos, no detenga más. Las Olimpiadas, son siempre verdad. Desde el comienzo de los tiempos, los Iniciados se transmiten la antorcha. La luz de la Iniciación jamás se apagó y la tenemos. Estoy frente a ustedes y les aporto lo que otros me aportaron. Quién se lo dio a mi Maestro? ¿Y ése, de quien había recibido? Me tendió la antorcha y me dijo: " ¡corre, Mikhaël, corre! "

Esta ley es válida en todas partes, en nuestras vidas individuales y en la sociedad. El niño deja su juguete para pasar a otra cosa. Usted ya se distrajo lo suficiente, otra aspiración se enciende. Usted está cansado de pavonearse vanagloriarse, nacen intereses más desinteresados, más nobles. El hombre puede ir siempre más alto y siempre más lejos. ¡Es maravilloso!

* * * * *
Centre OMRAAM
Institut Solve et Coagula Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española


Extracto de una Conferencia del Maestro
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Núm. 902 del 26 de enero de 1958

708 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo