La atención de Dios está puesta en ti.

Kryon


En este sexto mensaje de Monument Valley, Kryon habla de la invención humana del pecado y luego de la industria del perdón.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

La atención de Dios está puesta en ti.

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Este es un dulce lugar. Este mensaje es una continuación del los mensajes que hemos dado hasta aquí en este Tour del Valle de los Monumentos. Es el mensaje número 6. Se da el 14 de febrero en su año de 2019, que de acuerdo a sus costumbres y su cultura es el día del amor. El mensaje no será diferente de ningún otro sobre el amor, excepto que es más apropiado que nunca. De modo que nuevamente, queridos, por favor permítanme con la bendición de los ancestros en este lugar, una vez más, para los oídos de quienes tal vez no lo hayan oído, revelar algunas cosas que ya revelamos antes, tal vez de manera un poco distinta, sobre la majestad de la Fuente Creadora.

Casi todos los humanos del planeta, cualquiera sea su sistema de creencia, sabe sobre la Fuente Creadora. Según dice la creencia, todo el Universo fue creado por una Fuente. Ustedes son infinitamente pequeños en comparación con el Universo, y sin embargo la Fuente Creadora es infinitamente grande. Si ustedes quisieran ponerle una personalidad a esa Fuente, como suelen hacerlo los humanos, la Fuente es amor, amor puro, nada excepto amor. Es tan pura como puede ser la luz, sin oscuridad en absoluto. Amor bello, benévolo, compasivo. Y ya hemos dicho, tanto amor como puedan imaginar para sus amigos, sus mascotas, sus hijos, multiplicado por mil veces. Y está enfocado, queridos, en las porciones vivientes de la Fuente Creadora, que son ustedes.

Queridos, hay otra vida en esta galaxia, y está enfocada en ella también; la Fuente Creadora ¡es la Fuente de todas las cosas! Y hay amor imbuido en esa pureza de todas las cosas. La razón para que yo empiece con esto otra vez - otra vez más - es para hacerles saber que ustedes, queridos, han creado este velo a través del cual miran ese amor.

Y de este lado del velo - este lado es donde estamos ahora, este lado humano - ustedes tienen dualidad. En la dualidad hay positivo, hay negativo, hay luz, hay oscuridad, hay toda clase de cosas que ustedes crean por lo que llaman naturaleza humana. Y es realmente apropiado, justo y correcto porque esto les da el libre albedrío, porque pueden ver las cosas que son yin y yang, positivo y negativo, y hacer su elección.

Pero déjenme decirles algo: del otro lado del velo, con esa Fuente Creadora que es tan grande que no pueden ni imaginarla, allí no hay dualidad. Y algunos dirán "¡Por supuesto que allí no hay dualidad!" y asentirán con la cabeza. Sí, pero ¿realmente comprenden esto? Solo existe dualidad aquí.

Y sin embargo, hay muchos que luego toman la dualidad que está aquí, en esta Tierra pequeñita, donde luchan con un bajo porcentaje de luz, y luchan con su dualidad, y luchan para mejorar constantemente, con libre albedrío, pero ustedes llevan esa lucha y la colocan sobre lo que ustedes creen que está del otro lado del velo. Y entonces han hecho disfuncional a Dios en el centro; han tomado esta Fuente pura de amor y dijeron: "Nosotros somos humanos, todo lo que conocemos es la naturaleza humana, por lo tanto ¡todo tiene que ser como somos nosotros!" Y luego hay un Dios enojado, que no está complacido todo el tiempo, que llega hasta torturar a los niños. Este es el sistema de creencia sobre esa bella Fuente Creadora. Y nuevamente les digo: ustedes se han tomado a sí mismos y han pegado eso sobre lo que es sagrado. Hablemos de adónde los conduce eso, y qué sucede, porque entonces el paso siguiente es la creación del pecado.

Y si ustedes fueran a preguntar a quienes creen en el pecado "¿Qué es? Definan el pecado", es aquello que desagrada a Dios; cualquier cosa que desagrade a Dios es entonces un pecado. Y entonces, si hay pecado, debe haber perdón.

Déjenme decirles algo, queridos. El amor puro, en su máxima pureza absoluta, es incapaz de desagrado. Dios no tiene una mente humana, que tiene placer o displacer, que juzga o no juzga, ¡el amor puro es amor puro! Ni siquiera contesta; no puede. Es como si tomaran la luz más pura que pudieran imaginar y trataran de tirarle barro, creyendo que se le pegará - como se pega sobre ustedes. Sin embargo hay miles de millones en el planeta que ponen barro sobre Dios.

Queridos: el perdón, en un mundo espiritual, es casi una industria. Quiero que piensen un momento: si tomaran niños para hacer una prueba de su libre albedrío y los pusieran en un lugar oscuro donde apenas pudieran ver, y ellos se chocaran contra las paredes y chocaran entre sí, y cada vez que lo hicieran ustedes los persiguen y los castigan, los sacan afuera, los castigan y los devuelven. Porque se chocaron con una pared, porque no podían ver bien. Eso es exactamente lo que ustedes dicen que Dios hace con ustedes. No todos, pero miles de millones de ustedes.

Y esto, queridos, será parte del Cambio; un despertar espiritual de la lógica: ¡Dios no es humano! Dios no haría eso. Y sin embargo el pecado ha creado el perdón y una industria. Si no creen que sea una industria, incluso dentro de lo espiritual, miren su historia. Hemos estado en un lugar que ustedes llaman Italia y hablamos de un hombre que llamaron Francisco, en un lugar que llamaron Asís. Y en ese momento del tiempo, el líder más sagrado era el Papa, en Italia. Y en esa época, ese Papa vendía perdón para los pecados. Inapropiado al máximo, se podría decir. Y Francisco lo vio, porque Francisco era puro y estaba lleno del amor de la Fuente Creadora; no estaba lleno de la pomposidad del Papa. La historia de Francisco es muy asombrosa, porque hoy él es San Francisco, y nunca fue sacerdote (se ríe). Pero él era atractivo.

Como cualquier otro Maestro de este planeta que fue puro; él era atractivo debido a su pureza y a su amor, y hasta los sacerdotes de la iglesia se sentían atraídos a él debido a lo que él creía y decía, y a cómo actuaba y lo que hacía en su vida, lo que le mostraba a la gente que él podía ser. Así era Francisco. Ya les contamos antes que él chantajeó al Papa (se ríe), porque él necesitaba dinero para su misión, necesitaba dinero para sus animales, para su hospital, de modo que él le dijo algo al Papa. Porque el Papa lo recibió, tuvo que hacerlo, porque se llevaba clérigos, él se estaba volviendo peligroso en su pureza. Y él le dijo al Papa: "Si me da el dinero para estas cosas, entonces yo dejaré de ser tan atractivo, porque usted entonces dejará de vender el perdón de los pecados." Y ese fue el acuerdo.

Y en la Iglesia de Francisco de Asís incluso hay una pintura que lo representa, aunque la gente que guía las visitas a esa iglesia no identifica la imagen de ese modo. De hecho, ese cuadro muestra a Francisco de Asís y al Papa en su encuentro con un rollo de demandas de Francisco al Papa. Una lista, se podría decir, un acuerdo, se podría decir, para que el Papa dejara de vender el perdón de los pecados. Los guías te dirán que es una lista de los pecados de Francisco (se ríe) Yo les digo, es un contrato. El cambio para el Papa era: cambia a la Iglesia y hazla más pura. Ese es el tipo de industria en que se ha convertido el perdón para algunos. De algunas maneras, se convierte en una industria de miedo. Si uno no tiene ese tipo de perdón de ese Dios que lo va a juzgar - esa cosa amorosa - hay un miedo por lo que pueda pasar con su alma. Y estas cosas, queridos, no son de Dios, no pueden ser de la pura Fuente de Luz y Amor, que no es una consciencia de un humano.

Han venido de los humanos para los humanos, de la humanidad, de los sistemas. La cosa más inapropiada que hay en este planeta aquí y ahora es tener miedo a la Fuente de Luz, cuando todo lo que esa Fuente quiere hacer es amarlos. El amor es el mensaje del día.

Hoy más temprano, queridos, ustedes tuvieron un ejercicio de perdón, pero no tenía nada que ver con el perdón espiritual. Tenía que ver con humanos entre sí. Y ese es el perdón del que quiero hablar. Quiero hablar de qué significa, tal vez de una manera que no han oído antes.

Quiero que ahora se relajen en los brazos de Dios - sea lo que sea que eso signifique para ustedes - y por un momento vean esa preciosa luz pura, mientras les cuento la historia. La historia es nuevamente una historia de lógica; más que eso, define los atributos de su cerebro, para que entiendan qué están haciendo cuando empiezan a perdonar. Viniendo directamente de la luz, ahora mismo, quiero mostrarles esto.

Cuando cada uno de ustedes era niño, llegó un momento en que les pasó de quemarse la mano, o el brazo, o la pierna, con algo caliente. Les sucede a todos los niños, porque por mucho que los padres los prevengan contra el calor, llega el momento en que lo prueban. Y en ese momento en que se queman la mano o el dedo - cuando niños, queridos, aún antes de saber hablar - ese episodio se graba en las neuronas de su cerebro, en el lugar, en los haces donde se conservan los recuerdos. La quemadura de la mano permanece allí toda su vida. La razón por la que les digo esto - en un momento lo descubrirán - es que es permanente; sería lindo si pudieran deshacerlo, si pudieran borrarlo, pero no pueden. Su cerebro no es como la computadora moderna, no hay tecla de borrado. Se queda allí, permanece. Ahora bien, en el caso de la quemadura de la mano, se trata de la supervivencia, permanece allí porque se necesita que permanezca, para que no se olvide. Pero así es el cerebro.

Pero también sucede con otra cosa. Queridos, sucede con la traición. Sucede con la falta de bondad, sucede con el trauma de la experiencia. Sucede a los niños con padres abusivos. Todo eso incrustado en el cerebro. Y cuando llega un tiempo tal vez en que ya son adultos, cuando hay traiciones, cuando hay estos tipos de cosas, se graba en el mismo lugar donde está la quemadura de la mano. Y en esos lugares permanece, y permanece, y no se puede deshacer.

Entonces hoy hicieron un ejercicio en el que tal vez hayan escrito esas cosas, y puede que haya sido difícil incluso escribirlas, porque estas son las cosas que querrían olvidar. Recordarlas trae de nuevo todos esos sentimientos, tal como cuando se quemaron la mano. Y todos esos sentimientos volverán a su cabeza y habrá lágrimas, e incomodidad, y pena. Entonces la mayoría de ustedes se mantienen lejos de todo eso, pero todos los tienen, en alguna medida. Algunos más que otros.

Y ustedes los escribieron y los quemaron en una ceremonia significativa para decir que se han ido. "Así es como lo veo, se han ido". Pero recién les dije que no se fueron. Su ceremonia le está diciendo a su cerebro que se fueron. Déjenme que les diga qué fue lo que hicieron hoy, y a cualquiera que esté escuchando, y las parábolas que he dado en el pasado sobre lo que haría una mujer lemuriana al grabar esas cosas en una hoja y entregarla al fuego del volcán, porque he canalizado antes que esto es una cosa apropiada para hacer, como lo hicieron hoy.

Déjenme darles una visión de cómo ustedes toman algo en su cerebro que es para siempre, igual que la quemadura de la mano, y en cambio ustedes lo transforman. Sea lo que sea que escribieron en el papel, o para los que escuchan y no hicieron el ejercicio, sea lo que sea en que piensen, que sea la traición o la cosa que los devora cuando quieren dormir, no los deja dormir, lo que no pueden olvidar porque fue tan horrible para ustedes, tan incómodo, tan doloroso, sea lo que sea, incluso si es un recuerdo, están pidiendo perdón para sí mismos por seguir trayéndolo, castigándose con eso como si fuera un pequeño látigo, está allí todavía. Entonces quiero que tengan esta visión de lo que realmente estaría sucediendo en su cerebro cuando lo hacen, y tiene que ver con el poder de la compasión y del amor.

En el escenario del yin y el yang, en el escenario de lo blanco y lo negro, de todas las cosas que puede hacer un ser humano la más hermosa es esta. Tienes dentro de ti una pieza de la Fuente Creadora que es multidimensional y va más allá de lo que cualquier ser humano podría hacer por sí solo y se llama Yo Superior. Piensa en esto: ese Yo Superior es tu alma, que tiene un pie del otro lado del velo y un pie aquí, metafóricamente, como si estuviera parado allí; es el conducto, el puente, el que siempre estás tratando de alcanzar. Pero déjame decirte: aquí es donde puedes usarlo. Porque ese Yo Superior es también como un conducto directo o un cable a la más pura luz que puedas imaginar.

Entonces veamos si puedes visualizar esto, por lo que hiciste hoy con el fuego, y tienes esa pura luz brillante, como un fuego ardiente pero no es un fuego destructivo: es una conexión abarcadora que rodea al recuerdo con compasión. Allí está en tu cerebro y quiero que veas venir desde el otro lado del velo una cáscara No puedes borrarlo biológicamente, pero aquí viene esa bella cáscara de compasión que es tan bella y tan amorosa, y rodea a ese recuerdo, esa cosa que quieres que se vaya, que dices "Quiero perdonar a esa persona, o a esa gente, o a mí mismo," lo que sea, eso es la cáscara abarcadora de luz multidimensional que abarca y perdona. Y va directamente alrededor de ese recuerdo en tu cerebro, de modo que cada vez que regresas a eso, está cubierto de perdón, compasión y amor, y nunca puedes llegar a ese lugar otra vez. Tan completo será, que podrías ir allí con una caja de herramientas, y no puedes llegar allí.

Entonces, lo que has hecho fue transmutarlo, en lugar de eliminarlo, cubrirlo con amor. Esto tiene que tener sentido para ti; la visión es más exacta que lo que sabes. Tiene que ver con la consciencia compleja, queridos, entonces está simplificada, para que pueda ser visualizada y actuar sobre ella y comprenderla.

Algunos les dirán que esas cosas que escribieron en el papel son para siempre. Yo estoy aquí para decir que tienen razón. Pero cómo las tratan, y cómo trabajan con su consciencia de ahora en adelante en su vida, no es para siempre; eso puede ser transmutado. Los psicólogos han trabajado sobre esto durante décadas, y aquí está otra vez, de la manera en que lo presento, y les digo esto: ¡es permanente!

En el mundo lineal hay muchas cosas que ustedes hacen una y otra y otra vez porque "más es mejor". En el mundo multidimensional, una vez que movieron el interruptor, eso es para siempre. Es muy diferente.

Habrá algunos que les dirán cuántas veces deben pasar las cuentas para lograr que las cosas sucedan, o cuántas veces deben decir una frase antes de que Dios los oiga. Les digo esto: Dios los conoce tan bien, que simplemente miran a los ojos del Creador, y ya está hecho. Una vez. Así de poderosos son ustedes sobre sí mismos.

De modo que una vez más quiero que visualicen ese pedazo de papel que tenían quemándose, y vean no solo al papel ardiendo y desapareciendo, sino de pronto llegando la conexión con el otro lado del velo y cubriendo esas cosas, ya se tratara de ustedes o de perdonarse a sí mismos o perdonar a otros, no importa cuál sea el recuerdo. Hay alguien en la audiencia que necesita oir esto, porque fue la muerte de un niño, y eso es algo profundo, mamá, nunca vas a olvidar eso, es tan triste. Vas a empezar a integrar eso, donde vas a poner toda esa compasión, y empezarás a tener toda esta revelación, y la revelación es que el alma del niño está aquí todavía y sonríe y dice "Gracias, mamá. Nunca quise agregar algo como eso, quiero que escuches: solo quería amor, solo quería amor, solo quería amor."

La persona del planeta que están perdonando, que puede estar viva o no, hizo lo más que podía en ese mundo de yin-yang, es lo mejor que pudo hacer. Y no fue lo bastante bueno para ustedes, y quedó algo grabado en su cerebro, y hoy lo cubrieron con esa compasión de la Fuente y esa luz, de modo que ya no pueden ir más allí. Y de pronto ustedes empiezan a respirar más fácilmente y dicen "Es como si acabara de soltar una gran valija con plomo. Estoy libre. Es casi como si ahora pudiera flotar; ya no necesito llevarla, no tengo que arrastrarla como un ancla" porque la han cubierto con compasión.

Esto es lo mejor posible para que un ser humano esté equilibrado. No pueden acarrear esas cosas y llamarse seres humanos equilibrados, porque siempre están fuera de equilibrio, arrastrando algo por todas partes.

Entonces, así es como se hace. Y no debiera sorprenderlos en este día de San Valentín, que yo vuelva a hablarles del increíble amor que existe del otro lado del velo para ustedes. Ni ira ni miedo; Dios no piensa como un ser humano. Dios, la Fuente Creadora, si pueden decir "piensa", no tiene pensamientos, excepto... si tuvieran que decir qué es un Dios pensante, es uno que proyecta, propulsa y envía luz y amor y compasión como mejor sea posible. Hacia ustedes, a través de un lugar oscuro y opaco dentro del que ustedes están lentamente creando luz. Y es por eso que estamos tan entusiasmados con el Cambio; porque llegará el tiempo en que esa opacidad desaparecerá. Y el velo empieza a hacerse más delgado.

Noten mi palabra: llegará un día en que mirarán hacia atrás, en algún momento de la historia humana, y verán que todas las cosas que he mencionado sobre la proyección del humano sobre Dios son un cuento para niños y sabrán la verdad: Dios es amor.

Y así es.

Kryon

(En el audio sigue una canción a los 32min. 20 seg., que se ha cantado hace un tiempo en Sedona, y piden a los presentes que la acompañen: "Vengo del amor, vivo en el amor, regreso al amor, yo soy amor.")


Canalización de Kryon por Lee Carroll
Monument Valley, 9 a 17 de febrero de 2019
http://audio.kryon.com/en/Monument%20Valley%20(6).mp3
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

496 lecturas

1 Comentario de lectores

30/04/2019

era lo que estaba necesitando aunque un poco tarde hoy lo pude leer

beatriz de buenos aires argentina. muchas gracias


Olga desde Argentina